Vaya sorpresa

13 ENERO 2007


Bueno, para empezar tengo que decir que estoy realmente sorprendida.

Siempre me gustó escribir. Desde hace muchos años. Desde que era muy pequeña. De hecho, muchas veces quise dedicarme únicamente a eso, a escribir. Siempre creí que no lo hacía mal de todo, si bien sabía que mis escritos tampoco eran una maravilla. Sin embargo; no sabía qué contar porque realmente no sabía mucho del mundo. Ahora, por fin, tengo algo que decir. El problema es, ahora, que sé mucho de casi nada y nada de casi todo. No soy una experta en la materia, simplemente hablo de lo conozco, que es únicamente esto porque no me atrevo a hablar de nada más; hablo de cómo me siento porque, gracias a Dios (o lo que quiera que haya allí arriba, si es que hay algo), tengo la capacidad para expresarme y, si soy sincera, creo que no lo hago mal del todo.

Cuando empecé este diario nunca pensé que fuese a leerme tanta gente, tampoco era lo que buscaba; simplemente fue un modo de continuar un cuaderno que empecé hace muchos años atrás en el que escribía para desahogarme. Así fue como nació este diario, como algo que me ayudaba a desahogarme, cuando estoy triste, cuando estoy enfadada, cuando estoy agobiada, desesperada, hundida, cuando no tengo esperanzas, cuando me siento sola, cuando quiero dejar de sentir. Porque, en el fondo, todos necesitamos desahogarnos y porque, desgraciadamente, mi historia no es algo que pueda ir contando por ahí. Nunca lo hice con la intención de acumular visitas o comentarios.

Bien, pues como decía, este diario no nació con el objetivo de ser leído ni apoyado pero para una persona a la que le gusta escribir tanto como a mí, para una persona que dedica horas y horas a escribir, a leer, a pensar, a reflexionar... siempre es reconfortante saber que hay gente que te lee, gente que se siente identificada contigo, gente que te comprende y gente a la que le gusta lo que escribes. Eso es algo que, sinceramente, aumenta la autoestima un poquito. El número de visitas de mi página (la anterior) supera las 8.000 y, como digo, es algo que nunca hubiese imaginado porque no era esa mi intención.

Así que, a todos los que me leéis, a todos los que dejáis vuestros comentarios, a todos los que me visitáis, a todos los que me linkeáis, a todos los que os gusta lo que escribo y a todos los que no os gusta lo que escribo pero me seguís leyendo, a todos los que os sentís identificados con mis palabras... Gracias.

Lo cierto es que nunca imaginé que escribiría una entrada en mi blog sobre esto pero aquí estoy; así que aprovecho para animaros a que dejéis vuestros comentarios. Yo intentaré responderlos, así como responderé también los comentarios pendientes que habéis dejado en mi asusencia, no sé cuándo, pero lo haré.

ANA


2 comentarios:

Dalia dijo...

Es un placer leerte nena.Mil besos

αвσυт α gιяℓ. dijo...

¿Cómo no sentirme identificada con lo que describes si es prácticamente leerme?
Me hace reflexionar y pensar en qué parte de tu historia estoy yo; asusta aveces, pero más miedo debe darme la ignorancia.