Lo conseguí

16 ENERO 2007

Otro día más en mi vida. El día de ayer terminó bien, sin complicaciones y sin arrepentimientos. No comí nada en todo el día hasta la hora de la cena. La cena es inevitable porque no puedo escaquearme. Si no cenase en casa se preocuparían y desconfiarían de mí de nuevo, de modo que tengo que cenar algo y guardar las apariencias. Es inevitable. Cené un poco de sopa, un filete pequeño de pechuga de pollo a la plancha y una manzana. Lo malo de la cena es que cuando llevas muchas horas sin comer nada, cuando abres la veda a tu ayuno tu estómago se da cuenta de que tiene hambre y te pide más; pero poder controlar esa cantidad mínima que ingieres, no sucumbir a su deseo y controlar el hambre que te ahoga te da la satisfacción de poder mantener el control. Hace algunos años no hubiera podido controlarlo y me hubiera atiborrado en la cena para vomitarlo todo después. Ahora, me he obligado a no vomitar después de cada cena y para ello, tengo que controlar cada gramo de comida que ingiero.

Mucha gente no entiende que esté tantas horas sin comer y pueda aguantar en pie con tan poca comida dentro de mi cuerpo. La gente cree que esto es una mera obsesión por adelgazar pero la realidad no es esa. La realidad es que mi verdadero objetivo, más allá del deseo de perder algo de peso, es conseguir la satisfacción que me proporciona meterme cada noche en la cama sabiendo que pude mantener el control. Porque lo que de verdad importa no es es el peso sino el control. Meterte en la cama cada noche sabiendo que no sucumbiste a las tentaciones de la vida, que conseguiste todos los objetivos que te habías planteado, que fue un día perfecto porque conseguiste lo que más ansiabas, sentirte bien contigo misma; por una vez, te sientes bien contigo misma porque conseguiste mantener el control.

Y cada día que empieza es un nuevo reto. Una nueva posibilidad para hacerlo bien, para no sucumbir a las tentaciones, para no comer, para mantener el control. Cada día, como hoy, es una nueva posibilidad para decir "lo conseguí".

ANA

3 comentarios:

Carlota dijo...

me ha gustado mucho leer tu blog porque me siento muy identificada , nadie habia dfinido nunca tan bien ese sentimiento de placer de sentir control que dices en la siguiente frase :Meterte en la cama cada noche sabiendo que no sucumbiste a las tentaciones de la vida, que conseguiste todos los objetivos que te habías planteado, que fue un día perfecto porque conseguiste lo que más ansiabas, sentirte bien contigo misma; por una vez, te sientes bien contigo misma porque conseguiste mantener el control.
De verdad que nadie hubiera sabido expresar mejor esas sensaciones , ese sentimiento . Un beso , te seguiré leyendo

Dalia dijo...

Esta frase es perfecta.. : Porque lo que de verdad importa no es es el peso sino el control

Anónimo dijo...

nunca crei encontrar una persona real que pudiese dar en el clavo de como m siento, deseo tanto bajar de peso porq en este momento es en lo unico que puedo tener control en mi vida