Miedo a lo desconocido

14 MAYO 2008


Es de noche. Todo ya está a oscuras y tan sólo la pequeña lámpara junto a mi ordenador deja entrever una tenue luz en la oscuridad. Todo está silencio, tan sólo las teclas de mi ordenar son capaces de perturbar la quietud de la noche al son de una desgarradora voz que surca mis oídos para adentrarse en lo más profundo de mi alma.


Está lloviendo. El sonido de la lluvia sobre el pavimento me devuelve a la realidad. La ventana abierta de mi habitación deja entrar los infinitos olores indescriptibles que aviva la humedad.


El frío de la noche se adentra en mi soledad para recordarme cuán fría, oscura y tétrica puede resultar. Debería, tal vez, asustarme, pero lo cierto es que me gusta. Lo cierto es que una parte de mí se siente más viva que nunca, se siente una parte real del mundo, de un mundo que, cuando calla, cuando duerme, cuando descansa, cuando se para, resulta mucho más embriagador. Un parte de mí siente la tentación de volver a formar parte de ese mundo oscuro y nostálgico, solitario y dramático de las noches en vela, de las noches inagotables e infinitas, de una vida más vívida, real y profunda que la de un mundo que gira sin parar.


Echo una manta sobre mis hombros. No puedo ya apenas soportar el frío de la noche, de una noche húmeda que me traslada algunos años atrás en que, ataviada con varias capas de ropa, bufanda y guantes, me disponía a disfrutar de una maravillosa velada nocturna a la luz de la luna que transcurría entre textos, cigarrillos, litros de café y sesiones interminables de ejercicios.


Añoro todo aquello. Aunque sé que no es más que una mentira, que me limito a recordar sólo la parte dulce y agradable de aquella época; apenas unos pocos momentos a lo largo del día o, incluso, semanas. Y me olvido de lo duro que resultó todo aquello. Me olvidó de todo lo que perdí, de todo el sufrimiento continuo, de las lágrimas incesantes día y noche, de la sensación infinita de fracaso, de la efímera euforia, de los gritos, las broncas, la desaprobación, el odio y los trágicos deseos de alcanzar una muerte temprana.


Ha pasado mucho tiempo desde entonces, no tanto, en realidad, pero a veces lo siento tan lejano que incluso me cuesta recordar todo aquello por lo que pasé y a veces necesito volver a recordar, volver a aquellos días de dolor intenso. Necesito recordar todo ese sufrimiento para convencerme de nuevo de que no es eso lo que quiero; porque no debería serlo.


Y he aprendido mucho desde entonces e, indudable y tristemente, el sufrimiento y el dolor, es la forma más eficaz de aprendizaje. Pero todavía me falta mucho por aprender. Sé que los últimos meses he hecho grandes avances. Di pasos que nunca imaginé que sería capaz de dar. No ha resultado nada fácil pero hay poner de tu parte y estar convencido de que quieres salir de esto. Confiar y creer que puedes hacer y sobre todo ser consciente de que el camino por el que vas es un camino equivocado.


No es fácil aceptar que ese camino es erróneo ni mucho menos decidir que quieres avanzar. Sin embargo, a pesar de los avances, a pesar del convencimiento, a pesar de mi decisión personal de seguir adelante, siento que he topado con un enorme muro en el camino y no estoy segura de querer avanzar. Supongo que es el miedo que me corroe a adentrarme en lo desconocido, el miedo a desprenderme para siempre de la enfermedad.


Sé que puede parecer absurdo e incomprensible que una persona que desee recuperarse y ser feliz no quiera desprenderse del todo de su enfermedad. Es difícil de explicar. Tengo la sensación de que durante todos estos años la anorexia ha ido formando parte de mí y desprenderme de ella sería como desprenderme de una parte de mí misma.


Los primeros años de la enfermedad, el trastorno y tú sois entes distintos, separados. Pero, con el paso del tiempo, el trastorno va formando parte de ti y desprenderse de él sería como eliminar una parte de ti mismo. Me da miedo desprenderme del todo de él.


Llevo demasiados años compartiendo mi vida con el trastorno. Desde los 12 ó 13 años sufrí una crisis depresiva que duró hasta los 16. Entonces, decidí que debía hacer algo para cambiar, que tenía que ser feliz. Ponerme a dieta fue mi gran idea para adelgazar y ser atractiva, como requería la sociedad para ser bien valorada, y, al mismo tiempo, para mantener el control sobre mi vida que me había sido arrebatado.


Tengo 23 años, casi 24, y todo lo que soy es parte de mi trastorno. Sé que hay cosas negativas de mí misma, cosas que no me gustan, que aborrezco y que son culpa de la enfermedad pero también hay muchas otras cosas positivas que, si bien, no le debo a la anorexia, sí he aprendido a valorar de mí misma y me gustan. Desprenderme del trastorno sería como renunciar a una parte de mí misma.


Sé que en el fondo suena un poco absurdo. Mi psicólogo siempre me dice que el trastorno y yo no somos la misma persona, que tengo que discernir entre la enfermedad y yo misma pero ha llegado un momento, después de tantos años, que no sé qué parte soy yo y cuál es el trastorno. Y, en el fondo, creo que lo único que me pasa es que tengo miedo a enfrentarme a la vida sin mi única herramienta de control, a enfrentarme a lo desconocido, a salir a la vida real, a traspasar el muro.


Es absurdo porque luchamos y exigimos una libertad que nos negamos a nosotros mismos empeñándonos en aferrarnos al trastorno alegando como único motivo un miedo irracional a algo desconocido.


¿Acaso tenemos algo que perder?

ANA


17 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres hermosa, miro tu sonrisa y no puedo más que pensar que he descubierto un mundo escondido, uno al que no creí que volvería, pero ahí está... esperándome.

Natalia dijo...

Hola!

no he avanzado tanto como tu lo haz hecho, me siento estancada retrocediendo, fracasando, contrariada, asustada...

weno me voy por que uf!!! hace frio y estoy triste y quiero fumar pero no lo hare y y y y asi...

cuidate mucho

chau

la niña solitaria dijo...

A mi me da mucho miedo avanzar, tengo miedo a lo desconocido, a descontrolarme; puede que desde el lado enfermo de mi mente te contestase que perdería mucho,en realidad, todo lo que tengo.Desde un punto de vista medianamente lúcido te digo que estoy dispuesta a arriesgarme,porque estoy en el nivel más bajo,creo que no puedo caer más bajo, quizá solo me quede comenzar a subir los peldaños de una vez.
No mires atrás y lucha por conseguir lo que deseas de verdad,quiérete y conciénciate de que los límites nos los ponemos nosotr@s mism@s.

un gran abrazo.

la niña solitaria dijo...

A mi me da mucho miedo avanzar, tengo miedo a lo desconocido, a descontrolarme; puede que desde el lado enfermo de mi mente te contestase que perdería mucho,en realidad, todo lo que tengo.Desde un punto de vista medianamente lúcido te digo que estoy dispuesta a arriesgarme,porque estoy en el nivel más bajo,creo que no puedo caer más bajo, quizá solo me quede comenzar a subir los peldaños de una vez.
No mires atrás y lucha por conseguir lo que deseas de verdad,quiérete y conciénciate de que los límites nos los ponemos nosotr@s mism@s.

un gran abrazo.

Pulguita dijo...

Hola!

Da miedo abanzar, pero es lo que tenemos que hacer, no tienes por que dar pasos gigantes, ves a tu ritmo, y los demás te acompañaran.

Hay una frase que me encanta, y por ello la voy a compartir contigo:

"Cuando te duele mirar hacia atrás y te da miedo mirar adelante, mira hacia la izquierda o la derecha y allí estaré, a tu lado."

Cuando sientas miedo, mira a tu alrededor, siempre tendrás a alguien a tu lado queriendote, apoyandote...ayudandote.

Aunque no lo creamos, no estamos solos.
Aunque muchas veces nos sentimos solos xQ no sentimos el cariño de una persona, xQ no tenemos al lado al que queremos tener, siempre vas a tener alguien a tu lado.

No tengas miedo de caer, si caes, lebantate y sigue con tu carrera.

Sigue asi!

Besos

Anónimo dijo...

SI luchas puedes perder, sino luchas has perdido, ánimo, podemos y sabremos conseguirlo, simplemente hay que vivir y aprender a volar

Anónimo dijo...

hola soy vero,admiro mucho la manera de expresar lo que piensas y sientes, es dificil para el ser hunmano admitir sus debilidades, y tu lo estas haciendo, asi que te deseo lo mejor del mundo, esutdio psicologia clinica y me encantaria ser tu amiga...por fa escribeme veronikcisne@hotmail.com
te admiro mucho sigue asii....

veneno para una hada... dijo...

me da gusto ver que estás mejor... bueno, al menos esa es la impresión que me da.

Tienes mucho futuro, muchas cosas porqué salir adelante y sentirte bien.

ánimo, suerte.

Pink Chick dijo...

Hola, tienes un premio en mi blog :)

Anónimo dijo...

No solo no tiene nada que perder, sino mucho, muchísimo, una infinidad de cosas, que ganar. Lucha, no te rindas Ana, que la calma vendrá y la felicidad con ella.

Anónimo dijo...

He estado leyendote muchos dias sin atreverme a escribir,supongo que se vuelve mas real si lo escribo y queda aqui que si es solo un pensamiento.Te entiendo perfectamente,tambien yo quiero salir,dejar a ana,volver a comer,aprender a quererme,aceptar que no soy como me veo en el espejo...y tambien mi estomago se cierra a veces y me impide comer,llevo una semana "comiendo",poco pero haciendo 3comidas diarias(increible!!)y mis fuerzas flaquean,mi estomago protesta,siento naúseas,mia me llama(aunque nunca haya aceptado su llamada),yo hago un esfuerzo sobrehumano por dejar esa pequeña comida en mi cuerpo...me peso...y tambien,como tu decias,adelgazo,no lo entiendo,me siento bien y mal,pienso que quizas ya no pueda salir de esto,porque sino adelgazo cuando,en otras ocasiones, me he matado a ayunos y la bascula no se movia?Maldita ironia...

Perdona si te molesto mi comentario,te leo y me siento superidentificada,ademas,me reconforta pensar que no soy la unica que,aunque quiera salir,teme engordar o se sienta "bien" por seguir adelgazando aun sabiendo que no debe...supongo que necesitaba desahogarme y la gente que no pasa por esto,no lo entiende,creen que es un capricho que se soluciona comiendo y ya esta.

Gracias por escribir lo que muchas sentimos(buff vaya coment,que pesada soy!!)

Vicky

Pink Chick dijo...

Necesito tú ayuda reina, para un trabajo que tengo que hacer para la Universidad. Pásate por mi blog para que te enteres. Muchas gracias y un beso.

Meeg dijo...

Yo definitivamente creo que si, es parte de ti. Y a mi aveces hasta me parece absurdo! Donde se vio? Desprenderse de lo malo, borrarlo como si no existiera... Pero claro no es "normal" No se puede vivir simplemente con esa enfermedad, con ese "lado oscuro". No se, tomar la decicion ya es muchisimo.. Y el miedo a lo desconocido es una razon fuerte para aunque sea para.

David dijo...

Vencer al miedo es lo que te hace libre.
No tengas miedo por que pienses que vas dejar atrás una parte de tu vida, solo la recordaras y lo veras de otra manera, la historia de tu vida siempre va estar ahí.
Es estúpido decirte eso, imagino que es una idea que suele pensarla 2 o 3 veces cada día, como a todos, aunque es bueno ver a alguien dar ese paso.
Animo y sigue adelante.

anachevere dijo...

Cambiar es siempre lo más difícil del mundo, lo que más miedo nos da, porque el cambio es un billete a lo desconocido.

Pero no arriesgarse a cambiar es perderse lo desconocido...

Ánimo, sigue así, ama lo que has vivido y sufrido porque te ha hecho fuerte, pero no olvides que hay una tú ligeramente distinta esperándote con los brazos abiertos, y tampoco te la querrás perder :-)

Me ha gustado tu blog: es honesto y maduro; dices que no quieres dar lecciones a nadie, pero creo que, precisamente por eso, se puede aprender mucho de lo que cuentas.

veneno para una hada... dijo...

Es la primera vez que me preocupas al leerte. Creo que estás muy enferma y tal vez no te has dado cuenta. No me gustaría verte un día como Chloe, la chica del diario de una anorexia, ya que cuando describiste que te llevabas el pedacito de pan a la boca con lágrimas en los ojos me la recordaste mucho.

Anónimo dijo...

FORO DE APOYO DE ANAS Y MIAS

VISITA EL FORO MÁS NUMEROSO DE LA RED, PUNTO DE ENCUENTRO DE MAS DE 300 ANAS Y MIAS. SI BUSCAS GENTE AFÍN, ESTE ES TU SITIO

WWW.ANAYMIA.K25.NET

W W W . A N A Y M I A . K 2 5 . N E T

(No somos un foro pro ana y pro mia, en nuestro espacio Anas y Mias encuentran consejos, amistad, cariño y mucho apoyo. Si eres una wannabe, este no es tu foro)