Creer que es posible


15 FEBRERO 2008

05 de febrero.- La sesión con el psiquiatra fue bastante corta, me bajó la dosis de los antidepresivos y los antiepilépticos porque vio que había hecho un esfuerzo por comer todos los días con mi madre (y lo sigo haciendo). Le comenté mis problemas de sueño. Durante la última semana me quedaba dormida cada tarde delante de los libros mientras estudiaba o leía y a pesar de que me levantaba para despejarme, en cuanto me sentaba volvía a dormirme. Dormía unas 3 ó 4 horas cada tarde, a veces mientras veía la tele o merendaba. A veces hablando con mi hermano o con mi madre, a veces con la galleta en la boca. Era incapaz de de no quedarme dormida. Aquello me asustaba porque nunca antes me había sucedido. Me tomé la tensión pensando que tal vez la tenía demasiado baja, pero a diferencia de otras veces la tenía mejor. La farmacéutica me recomendó ir al médico ya que podía ser un principio de narcolepsia. Por las noches dormía prácticamente del tirón pero lo hacía con sudores fríos, me costaba dormir, no paraba de dar vueltas en la cama, tenía escalofríos y pesadillas continuas. No dormía muy bien, me levantaba cansada y con sueño y por las tardes se notaba el cansancio en mi cuerpo.

El psiquiatra me dijo que podía ser falta de alimentación porque no tenía nutrientes suficientes pero aquello no me convenció porque estoy comiendo como hacía años que no lo hacía y durmiendo muchas más horas de lo que siempre he acostumbrado a dormir. Me dio unas pastillas por si no podía dormir pero no las he tomado. Mi problema no era que no pudiese dormir si no que me quedaba dormida por las tardes en cualquier sitio y por las noches no dormía bien. Ahora, ya no me quedo dormida por las tardes porque suelo estar más activa y dedicarme a hacer cosas que me mantengan en pie pero sigo sin dormir muy bien. Sigo con los escalofríos cada noche, con los sudores fríos y las pesadillas y sueños extraños que me impiden dormir tranquila.

07 de febrero.- Acudí a la primera cita con mi endocrino. Fueron tan sólo 10 minutos en los que se presentó y me hizo varias preguntas. A continuación me dijo que mis resultados de los análisis estaban bastante bien y que tenía todo normal excepto el ácido fólico que lo tenía muy bajo de modo que me mandó un suplemento de ácido fólico, unas pequeñas pastillas que tengo que tomar cada mañana. Empiezo a tener complejo de rata de laboratorio.

Me subió a la báscula y me pesó: 46 kilos. Me dijo que no estaba demasiado mal. Entonces le dije que era curioso cómo cada especialista tenía una visión subjetiva y diferente de mi situación. A ojos de mi psiquiatra estoy muy enferma y muy grave y casi pendiente de ingreso, a ojos del endocrino no estaba mal. Él añadió que no estaba bien del todo pero que tampoco estaba para ingresar ni mucho menos, que estaba un poco por debajo de mi IMC y que me faltaba algún kilo pero que no era para preocuparse. Entonces… ¿por qué no me dejan todos en paz?

15 de febrero.- He estado toda la semana trabajando como comercial para una empresa. Ha sido bastante caótico porque no he tenido tiempo para nada más. Levantarme a las 7, ir a trabajar y volver a las 8 de la tarde. La comida ha sido un poco “rara”. No me he saltado ninguna de las comidas pero no he comido demasiado durante estos días. Me llevaba un tupper todos los días con ensalada, arroz o pollo, un par de tostadas de pan integral y una manzana para aguantar el día. Ha sido bastante duro porque no he parado durante toda la semana de acá para allá, trabajando un montón y hablando con muchísima gente, de modo que estoy segura de que debo haber perdido algún kilo. En cierto modo me preocupa porque sé que no debo perder peso pero también saber que he adelgazado me da cierta satisfacción, no puedo evitarlo. Estoy deseando subirme a la báscula para ver cuánto peso.

Lo mejor de esta semana es que esta experiencia, además de ayudarme a gana un dinerillo extra, que nunca viene mal, me ha servido para relacionarme con muchísima gente y abrirme a los demás. Además, me ha ayudado a conocerme un poquito más y tener más seguridad en mí misma para creer que puedo conseguir lo que me proponga.

Ahora toca la vuelta a la normalidad. La vuelta a la rutina. Empezar de nuevo. Es curioso porque es algo que siempre deseaba que llegase y ahora me da un poco de miedo porque no sé cómo voy a enfrentarme a esto sin mis antiguas reglas y mis antiguas normas. Tengo que crear una nueva rutina sin recurrir a mis antiguas herramientas de control y eso me aterra.

Pero quiero intentarlo.

Gracias por seguir ahí. Ánimo.

ANA

8 comentarios:

salvesequienpueda dijo...

Qeria firmarte donde escribias acerca de tu papá, pero pense qe quiza no ibas a ver los comentarios de esa vieja entrada, asiqe lo hago en esta nueva..Te entiendo, te entiendo demaciado..desde qe tengo 3 años, cuando se separaron mis papas, vengo luchando y exigiendo un poco de atencion de mi padre, un poco mas de la qe me da..cree qe es suficiente, pero para mi no! Hace 2 meses qe no se nada de el, millones de mensajes, de mails, de llamados..no esta ne ningun lado, no contesta, no da señales de vida..otra vez se olvido de qe con su anterior vida dejo un proyecto de hija pero evidentemente sera porqe ahora estara muy comodo con su nueva familia, sus nuevas hijas, su nueva esposa!
aun peor..tengo un concepto de "padre ideal"(asi lo llama el psicologo" metido dentro de mi cabeza, en mi imaginacion, es por eso qe me deshago por completo cada vez qe sus acciones o sentimientos no cumplen con mis expectativas, o cada vez qe no hace las cosas qe mi "padre ideal" haria!
Espero no haberte aburrido con todo esto, solo qeria hacerte saber qe te entiendo..

Estas yendo a un lugar para trastornos alimenticios? como lo estas manejando? Hace 15 dias mi mama me llevo a una consulta, en la cual no respondi ni una pregunta..me qede callada todo el tiempo! tengo miedo de qe me internen en el hospital de dia, qe me obligen a comer, qe engorde..tengo panico, y no se qe hacer..
Gracias Ana..

«Nya_©» dijo...

Hola,

Me gusta mucho tu blog. Hace algún tiempo que lo leo, y me alegra ver que vas avanzando. Quiero que sepas que lo que estás haciendo es increíble, que me parece que eres una chica increíble con mucha personalidad y determinación.

Sé que no suena muy bien, pero realmente admiro la decisión que has tomado. Elegir el camino de ser feliz siempre es la mejor opción. Ojalá que lo consigas. Te deseo lo mejor del mundo.

Espero nuevas noticias tuyas con impaciencia.

Un besito!!!!

Anónimo dijo...

Anitaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!! Muy bien!!! Claro que siiiii!! Hay cosas mas saludables por conseguir! El otro día leyendo tu blog y viendo las atrocidades de la chica aquella anoréxica francesa de youtube me di cuenta que hay muchísima más gente que deja de comer que gente que deja el tabaco.. curioso cuando piensas que la comida es algo vital e instintivo y lo otro tan sólo un hábito.

Muchos besitos desde Barcelona

gloria

sin nombre dijo...

me alegra saber qe sigues luchano por estanueva meta sigue asi de fuerte qe lo conseguiras de a poco con pasos xicos lo estas consiguiendo besos

Luadna dijo...

DESCUBRI HOY TU BLOG, BUSCANDO 7 INTERESANTES A LOS QUE OTORGARLES UN PREMIO. TU GANASTE UNO. PASA POR MI BLOG Y VERAS TU NOMBRE Y LAS RAZONES DE POR QUE ESTA SORPRESA.
UN BESAZO LINDA

Anónimo dijo...

La verdad es que no sé que te voy a escribir; me impacta que seas capaz de hablar de todo esto así, tal cual, incluso me enfado, aunque no sea nadie para hacerlo, porque pienso la en cantidad de chicas, e incluso chicos, que se meterán aquí buscando tips para "apreder a ser anoréxica". Tú pones que tu blog no pretende haer apología, pero si se puede acceder a él a partir de frases como "quiero ser anorexica", ya está haciendo daño. No te culpo, por supuesto que no, de que hagas con tu vida lo que quieras, incluso aplaudo que seas capaz de dar la cara y querer curarte, pero deberías pensar que tus actos tienen repercusines, y que aunque sea sin intención, puedes hacer daño.
Hace cinco años, mi mejor amiga, navengando en foros donde "se vende la felicidad" se destrozó la vida, y gracias a esas chicas que aseguran que la gran Ana, la maravillosa Ana, da la felicidad; pues esa chica, que con 18 años solo buscaba "enajar en un mundo en el que no enuentra su hueco", está en la cama de un hospital, en coma, esperando a morirse. ¿Sabes cuántos años tiene esa chica? 18, acaba de cumplirlos, pero no lo sabe, porque ESTA EN COMA.
No sé no porqué escribo esto, porque a Bea nadie la va a despertar, ni le va a devolver la sonrisa, ni la alegría, ni las ganas de vivir. Pero quiero, que cuando vayas a tirar la comida, o un día te levantes sin hambre, piensa en Bea, y en que ella nuna mas podra elejir si comer o no.

Anónimo dijo...

Hola me llamo anna encontré tu blog y me llamo mucho la atención porque yo paso por las mismas situaciones. Se ve que eres una chica muy linda y muy madura que le echas ganas para mejorar cada día. Te deseo lo mejor, me gustaria platicar contigo.
un beso

molina dijo...

excelente blog!