Qué difícil de entender


24 MAYO 2007


Sé que hay muchas cosas de mí que no le gustan. Sé que preferiría que muchas de las cosas que pienso no las pensase, que muchas de las cosas que hago no las hiciese y que muchas de las cosas que siento no las sintiese. Sé que hay muchas cosas que me pasan o que me han pasado que preferiría que no estuvieran, lo sé. Sé que a veces cree que me empeño en hacer las cosas más difíciles de lo que son, que me empeño en ver las cosas de un modo más complejo, que me tomo todo de un modo muy dramático. Sé que le cuesta entenderme porque yo veo las cosas desde una perspectiva desconocida para él. Porque yo me intereso por cosas que él, tal vez, ni siquiera nunca se planteó que existían y, ahora le cuesta entender que alguien pueda pararse a pensar en esos términos, en cosas en las que, quizás, él nunca había reparado.

Sé que le cuesta entender muchas de las cosas que me rodean o, más bien, que rondan mi cabeza. E imagino que tiene que ser muy difícil de entender para alguien a quien nunca le llamó la atención conocer los por qué o los cómo y que solamente reparó en los qués. Alguien que sólo se limitó a vivir las cosas como venían, a disfrutarlas sin más, sin preguntarse ni plantearse nada, sólo a vivir. Imagino que tiene que ser muy difícil entender a una persona que no es capaz de hacer nada sin plantearse miles de preguntas.

E imagino que tiene que ser más difícil aún asumir que no sea posible para otra persona limitarse a vivir y disfrutar las cosas sin más. Sé que tiene que ser duro.

Yo no me empeño en hacer las cosas más difíciles de lo que son, no es que me guste sacar la puntilla a todo y ver todo lo malo, no es que no sepa disfrutar o apreciar las cosas buenas, no es que quiera hacer las cosas más difíciles, es, simplemente, que las siento así. Tal vez sea mi cabeza que me engaña y veo cosas donde no las hay. No sé por qué, desconozco los motivos, pero donde él ve un bache yo veo una montaña. Donde él ve un riachuelo yo veo un océano, donde él ve un camino ancho y llano yo veo uno estrecho y escarpado. No es que me empeñe en ver las cosas así, es que, simplemente, las veo así.


La misma cosa no tiene por qué verse igual en distintos ojos. Lo que es bello para él no tiene por qué serlo para mí. Del mismo modo que un color o una chica no tienen por qué ser bonitos para diferentes personas, la vida no tiene por qué percibirse del mismo modo para personas diferentes.

Lo que quiero decir es que yo no elijo lo que siento, lo que veo o lo que percibo. Que veo, percibo y siento las cosas así, sin más. Que la vida me resulta dura y difícil, que, con frecuencia, me siento mal, que muchas cosas me hacen sentir mal, me inquietan, me estresan, me agobian, me alteran... del mismo modo que a él la vida no le resulta tan difícil, que él, con frecuencia, se siente bien, que muchas cosas le hacen sentir bien, le tranquilizan, le gustan, le calman...

Las reacciones de las personas no tienen por qué ser la misma ante la misma cosa. Al igual que no tenemos por qué sentirnos de la misma forma ante las mismas situaciones de la vida porque lo que es bueno para él no tiene por qué serlo para mí. Pero del mismo modo que las cosas que siento me resultan a veces excesivas en todos los sentidos, excesivamente dramáticas, traumáticas, complejas, difíciles, estresantes, inquietantes, agotadoras, agobiantes... del mismo modo, siento las cosas buenas infinitamente mejores. Siento de un modo excesivo tanto lo bueno como lo malo. Por eso, soy a veces tan sumamente sensible, tan sumamente frágil, tan sumamente susceptible... por eso, siento las cosas de un modo mucho más excesivo. Por eso, a veces, siente que le quiero hasta un punto que le abruma, por eso, a veces, le necesito hasta el extremo. Porque siento las cosas en exceso, la tranquilidad y el agobio, el estrés y la quietud, el amor y el odio.

Sé que tiene que resultar difícil entender que alguien piense o sienta así cuando ni siquiera se es consciente de que alguien puede no interpretar o percibir las cosas del mismo modo en que uno lo hace porque nunca se lo ha planteado. Sé que tiene que ser difícil preocuparse por algo tan complejo, tan enrevesado, tan psicológico cuando dicha psicología nunca ha llamado su atención. Cuando nunca ha mostrado interés en preocuparse por las razones o los por qués y creo que tiene que ser difícil entrar en ese camino a la fuerza porque no entiende todo lo que rodea mi cabeza.

Durante muchos años, por motivos que aún me resultan difíciles de entender, de justificar, de comprender, pero que, poco a poco, comienzo a vislumbrar, me he empeñado en negarme las cosas. En negarme el placer, en negarme la satisfacción, en negarme los elogios, en negarme los aplausos, los reconocimientos, en negarme la comida. Me he pasado mucho tiempo negándome a mí misma muchas cosas. Y me he pasado mucho tiempo haciéndolo, entre otras muchas razones, porque no quería necesitar nada. No quería necesitar sentir placer, sentir hambre, sentir deseo, sentir calor, sentir cariño, sentir odio, sentir dolor, no quería sentir. No quería tener necesidades y por ello me he empeñado durante mucho tiempo en negar las cosas y en negarme a mí misma.

Las necesidades son algo que muchas personas sentimos como una debilidad, como algo que se nos impone que no podemos controlar, como algo ajeno a nosotros, algo superior que se escapa de nuestras manos. Algo que, en determinados momentos, te hace daño, como, por ejemplo, necesitar a alguien. Me he pasado tanto tiempo negando mis necesidades que, ahora que le necesito y no puedo evitar necesitarle, no me gusta tener que necesitar algo. De modo que, aunque le necesite, aunque le eche muchísimo de menos, también le odio por obligarme a necesitar.

Sólo quiero que entienda que no todo en esta vida es blanco o negro, que hay mil maneras y formas de ver las cosas y que son todas igualmente válidas.

ANA


10 comentarios:

Anónimo dijo...

hola ana, soy manoli, tengo anorexia nerviosa, he leido gran parte de tu block y te entiendo incluso me identifico contigo, yo lo padezco desde los 12 y tengo 23

Anna dijo...

Hola niña!!

Hace tiemp0 que le0 tu bl0g... me encantan tus p0sts s0bre t0d0 este, ya que c0n el me identific0 al 100% s0y de las niñas que n0 tamp0c0 tiene sentimient0s intermedi0s... sient0 al extrem0 y es0 tambien me ha pr0v0cad0 algun0s pr0blemitas, per0 t0d0 sigue... Cuidate y xtate bien!!

Súkÿ dijo...

Hola Ana, me llamo Elsa.
Es la primera vez que leo todo lo que has escrito, ya que accedí por primera vez a esta página ayer, mientras intentaba buscar el título de una película.
Yo no me siento bien bien identificada contigo porque yo no me provoco el vómito ni nada.
Simplemente, este año he canviado de ciudad y de instituto y aqui todo el mundo que quiere meterse conmigo, lo hace con mi aspecto físico. En el otro instituto nadie lo hacia, a excepción de mi ex... pero a mi me daba igual su opinión ya que yo era totalmente feliz.
También lo soy ahora, aunque tengo altibajos con mi padre(vivo con él, mis padres están divorciados).
Como padre, es muy bueno, pero como madre, es horrible.
Y desde que se meten conmigo y todo.. no sé, me fijo más en mi aspecto físico, y no estoy nada agusto con mi físico. LLevo 8 meses con mi chico y estoy genial con él y le quiero mucho igual que él a mi... para el ya estoy bien como soy, pero yo no me siento así... Y no sé... hace dos noches no cené, y desde ayer por el medio dia llevo sin comer nada. Bueno excepto de un flan que me comí a las 12 o así... ahora tengo que ir a comer... y no tengo muchas ganas la verdad. Alguna vez he intentado vomitar, pero nunca lo he logrado. He llegado a tener arcadas, pero nada más.
Me apunté a un gimnasio al cual iba a ir con mi mejor amiga, pero tiene problemas económicos, por decirlo así, y su madre no deja que se apunte(aunque a ella no le hace falta, porque tiene un buen tipillo). Simplemente, nunca fuí a dicho gimnasio, porque soy muy timida, y me da cosa ir sola.
Tengo muchisimas ganas de adelgazar, cada vez que discuto con mi padre me quiero morir, matarme, desaparecer... PARA SIEMPRE. Pero no tengo ese valor, quiero mucho a mi familia y a mi novio... y no tengo valor. Aunque lo que si hago es hacerme cortes en el brazo hasta que me sangra(no para cortarme las venas, solo por hacerme daño).
Lo he hecho dos veces y ambas he dicho que ha sido un gato. Mi mejor amiga sabe la verdad, creo que mi hermanastra también. Pero nadie más.
También cuando discuto con mi padre, intento provocarme el vómito. No sé porque, nunca logro vomitar.
Simplemente, quiero adelgazar. Tengo 15 años recién cumplidos. No es que esté excesivamente gorda. Unos 5 kilos y me conformo. Es que me doy cuenta de que cuando era más pequeña (hacia mucho deporte), estaba considerablemente delgada. Quiero volver a ser pequeña, no comer porquerias, tener una figura esbéltica.
No sé bien bien porque explico todo esto, no se bien bien si es que pretendo que me aconsejes porque has pasado por esto, o simplemente porque eres más mayor que yo. No lo sé.
Bueno, si alguien lee esta parrafada, muchas grácias.
Elsa.

Esta soy yo... dijo...

bueno cielo, por lo menos te das cuenta de que no es nada facil enterte, es una virtud, una gran virtud.
bueno princesa un besito y animo vale??

SOL dijo...

hasta hace muy poco la palabra borderline para mi no significaban nada, pero desde hace unos meses una persona que amo desde toda la vida trajo consigo a otra personita que ahora es mi amiga que adoro... y ambos fueron diagnosticados como BORDERLINE... es raro porque una parte de mi no sabe que hacer y la otra los entiende a la perfeccion... a los dos los adoro y aveces me encantaria entenderlos al 100% pero sé que eso no se puede...
gracias ana porque me ayudaste a entender un poquito mas, gracias porque con tus palabras logré hacer que otros entendieran de algun modo lo que ellos pasan
un besote niña

SOL dijo...

hasta hace muy poco la palabra borderline para mi no significaban nada, pero desde hace unos meses una persona que amo desde toda la vida trajo consigo a otra personita que ahora es mi amiga que adoro... y ambos fueron diagnosticados como BORDERLINE... es raro porque una parte de mi no sabe que hacer y la otra los entiende a la perfeccion... a los dos los adoro y aveces me encantaria entenderlos al 100% pero sé que eso no se puede...
gracias ana porque me ayudaste a entender un poquito mas, gracias porque con tus palabras logré hacer que otros entendieran de algun modo lo que ellos pasan
un besote niña

Burbujas De Placer dijo...

la vida tiene infinitas gamas de colores entre mediod el blanco y negro
y nadie es duenio de la verdad como para juzgar tus sentimientos y emociones.
es la primera vez que te firmo, espero que no te moleste
te dejo un saludo gigante

visitanos!
Angel de Miel

Anónimo dijo...

Saludos, no soy de esas que hacen publicidad, porqué queda feo. Pero es que mi blog no lo visita nadie: http://sukyjasp.blogspot.com/
Quien pueda, que entre, porfavor.
Grácias.

Sonia dijo...

veo q estamos en uan situación xunga. soy sonia, tengo 23 tacon y levo haciendo tonterias (como yo lo llamo) desde los 13... me kedé en 41 kilos, pero ese no es el problema, sino lo q tenemos en el coco. desde diciembre voy a ADAB para q me ayuden.
si kereis salir de la mierda como yop, esta es su web:
adabisla.blogspot.com

mhya dijo...

hola Ana al igual que tu y miles de personas en el mundo he llegado a aborrecer mi vida y es tan ilogico por que al parecer lo tengo todo pero me siento tan vacia. Detesto verme en el espejo y desear morir por estos rollitos y a pesar de todo no poder a hecerlo por el miedo que me da!
Me Siento enmcerrada con tanta necesidad de comprension de amor de verdad pero no lo encuentro y todo esto me esta derrumbando de a poco