No woman No cry


25 JUNIO 2009

Un mar de nubes inmenso cubriendo todos mis sueños, todas mis ambiciones, todo lo que había amado. El ruido del motor colapsando mi cerebro hasta apenas poder pensar. Palabras que se perdían en el silencio de mi alma que apenas podía palpitar. Las últimas palabras en ese inglés tan británico que mis oídos escucharían antes de pisar tierra hispana. Mis pulmones apenas contenían la respiración, mis ojos no conten
ían ya las lágrimas y, entre sollozos, aún me atrevía a mirar por la ventanilla para descubrir cómo todo quedaba ya atrás, cómo todo estaba finalmente “over”.

Sobrevolando por los recuerdos de un año del que me atrevería a decir fue el mejor de mi vida. Atrás quedaba todo ya. Las risas, la gente, las bromas, las horas en el jardín tomando el sol, las comidas y cenas interminables que un día aprendí a apreciar. Las sesiones de cine todos apelotonados por la nada acogedora moqueta del living room, las interrupciones en mi habitación a cualquier hora del día o de la noche, los intentos
de charlas profundas en un inglés que fue mejorando con el tiempo, los agobios por entregar los trabajos a tiempo, las horas interminables en la library, los días off en que planeábamos algún viaje todos juntos. El estar acompañado en todo momento. Las miradas de complicidad, las miradas de “estamos juntos en esto” porque, por muy diferentes que fueran nuestras vidas, nuestros mundos, nuestras convicciones, teníamos algo en común, teníamos ese algo que nos había llevado al mismo lugar en el mismo momento de nuestras vidas.

Cuando miré por la ventilla por última vez asomaban las primeras luces de la ciudad en la que debería vivir, al menos, el próximo año. Todo había acabado. Acababa del mismo modo que había comenzado pero, ahora, la persona que volvía era una persona diferente.

Aquella, la noche anterior, la despedida, fue sencillamente horrible. No se trataba únicamente de despedirse de todas las personas que había conocido durante el último año, las personas con las que había compartido mi vida durante este año, las personas de las que tanto ha
bía aprendido y que tanto me habían enseñado en tan sólo un año, las personas que se habían convertido en mi familia y a las que quizá nunca volvería a ver jamás; se trataba también de dejar el que se había convertido en mi hogar. Se trataba de abandonar todo aquello por lo que había luchado durante tanto tiempo, todo aquello que tanto me había costado amar, todo aquello en lo que se había convertido mi vida, para volver a mi vida anterior, a mi vida real, en cierto modo, al pasado.

Y surgió el miedo. Miedo a volver. Miedo a volver a perderme. Miedo a retroceder al pasado. Miedo al miedo.

Me resulta muy difícil explicar todo lo que ha supuesto para mí este año en tan sólo unas líneas. Tanto que ni siquiera me siento con la capacidad de explicarlo, de modo que es algo que me quedo para mí. Lo que sí puedo decir es que ha supuesto mucho, hasta el punto de sentirme una persona diferente. Tal vez por eso sentí tanto miedo al ser por fin consciente de que todo había acabado. Hace algunos años no habría sentido ese miedo de volver a lo conocido, de volver a mi habitáculo para encerrarme en mi jaula de cristal. Pero las cosas han cambiado y ya no soy la misma. He aprendido a apreciar la vida. He aprendido a vivir y a desear hacerlo por encima de todo, tanto que sentí pánico al darme cuent
a de que mi vida volvía atrás. Pánico al volver a ese lugar, a ese ambiente que me había hecho sumergirme en el sufrimiento, en el odio y en olvido. Pánico a volver a ese lugar que me había visto perder la cordura hasta el punto de perderme a mí misma.

No sé qué me depara el futuro y eso, en cierto modo, asusta. Ahora, un año después, soy capaz de comprender que nunca fui consciente de lo que supondría para mí este año. Ahora, un año después, me doy cuenta de que nunca había amado tanto la vida y de que la vida podía ofrecerme tanto.

Ahora más que nunca desearía retroceder para decirle al estúpido psiquiatra cuánto se equivocaba al decirme que no debía correr el riesgo de salir de casa, de abrir la jaula, de dejar atrás todos mis miedos, de querer avanzar, de querer ver la vida con otros ojos, de querer descubrir todo lo que vida podía ofrecerme.

Nadie dijo que fuera a resultar fácil y, en cierto modo, siento que lo difícil comienza ahora. Ahora que estoy de nuevo aquí, ahora que debo enfrentarme a todos mis problemas, ahora que debo enfrentarme a todos mis miedos. Pero lo cierto es que resulta mucho más
fácil, por difícil que resulte, seguir viviendo y querer seguir haciéndolo cuando has amado la vida al menos una vez.

No más lagrimas. No woman no cry ‘cos everything is gonna be alright. Ahora ha llegado el momento de demostrarme a mí misma que todo lo que he aprendido, que todo lo que he amado, que todo lo que he soñado puede perdurar en mi vida.

La vida se compone de etapas que hay que aprender a abrir y a cerrar. De todas se aprende algo pero hay que saber que cuando una etapa se cierra el aprendizaje y la experiencia perdura. Y la vida avanza. Y cada etapa que comienza se alimenta y se enriquece dela anterior. Y cada etapa es la suma de las etapas anteriores. Sé que no puedo cambiar mi pasado pero sé que puedo cambiar mi futuro. Y ahora, más que nunca, quiero hacerlo. Y, ahora más que nunca, quiero seguir amando la vida porque ahora sé que es posible porque everything is gonna be alright.

ANA

9 comentarios:

Princesa Sofía dijo...

Me gusto mucho tu entrada, sabes la vida se supone que es asi muchas veces no aprendemos del millón de errores que cometemos y al volvernos a levantar pero por alguna razón caemos siempre en el maldito circulo vicioso hablo por mi experiencia personal.

Me gusta el orden de tu blog, esta estructurado..me encanto leerte.

besos nena

sofía

Beea;; dijo...

Muchas veces, pasamos inhospitamente por las recamaras de nuestras cabezas sin darnos cuenta, que cada suceso nos ha marcado demasiado. Nos ha dañado quizas y no hemos curado la llaga. Nos ha hecho felices y no aplicamos lo mismo hoy. No entendemos y no sabemos a donde ir.

Pero, cuando,logramos observar detalladamente algo que nos ha marcado, podemos aprender demasiado.

Tenemos tantos sueños, que quizas sin darnos cuenta realizamos y que mas que reflexionar cada noche y poder darnos cuenta que realmente cada dia aprendemos algo nuevo y verdaderamente satisfactorio para el futuro, puesto que quizas fue un mal paso, podemos cambiarlo, e intentar ver un nuevo amanecer.


´´ANA´´... he leido tu blog desde hace varios meses, pero nunca me atrevi a comentar, hasta llegar a conocer totalmente todos los recuerdos por lo que viviste y que hacen hoy quien tu eres.

Esperaba con ansias que publicaras una nueva entrada, para conocer ´´quien eras hoy´´. Te haz convertido en una persona que gana mi admiracion, puesto que sabe salir adelante...

Haz sabido concenciar tus sentimientos y hoy salir adelante. La anorexia es dificil, te atrapa en el momento en el que tu estas derrotada... te envuelve y no puedes mover un dedo sin ella. Como en una entrada tu lo mencionaste, ello se utiliza como parche en nuestras vidas, y quizas es el mas grande, por lo que deja un vacio muy grande; llenamos todos los vacios, por que intentamos SENTIR...

Con el tiempo he entendido, mejor dicho reflexionado sobre los sucesos que acontecen en mi vida. Mientras antes me decia que no comia o vomitaba para no engordar, hoy entendi que fue mentira. Solo creia que mejoraria, que no volveria a pasar por aquella decepcion que acababa de pasar. Hoy me di cuenta, y tengo miedo, puesto que senti una tristeza enorme... de repente se esfumo, y no senti NADA... no pude levantarme de mi cama hasta que comi lo que sea y vomite. Renovada, viva, despierta, con la pasion de vivie. Ello me llena de miedo, quizas por que no se si tenga el valor de dejarla.

Olvidamos todo. Entiendo que la unica manera de dejarla atras, de vivir sanamente, es arrancar ese parche y no reemplazarlo... sanarlo, aprendiendo, reenaciendo; como hoy lo haz hecho. Los sentimientos que cargamos, quizas no desapareceran, ahi estaran, pero quizas lograremos que no actuen a modo de perjuicio.

Te deseo la mejor de la suertes. Eres una gran mujer.

ANNIE SOFHIA dijo...

Me encanta leerte!!
Desde hace tres años atras lo hago!!
Y la verdad me alegra sentirte feliz, con fuerzar para luchar, con animos para vivir!
Y si la vida esta compuesta por muchas etapas, pero no podemos dejarnos derrumbar x duras que parecieran...al final del tunel..simepre ahy una luz!!
Te deseo siempre lo mejor!! y sigue asi!!
Muy linda tu pic!

Oruga dijo...

Tu reflexion y conocimiento de la persona que eras antes y de la persona que eres hoy, te va a ayudar a se rla persona que quieres ser, yo no considero que estes volviendo atras por que todo lo que aprendiste se queda contigo, ese anio, ese pais, esos amigos, eso slugares, se quedan contigo, aunque no estes ahi, entiendo que regresar te de miedo, pero precisamente por lo que pasaste es que no caeras en lo mismo, tienes mas fuerza y tu mundo se amplio muchisimo en ese anio.

Ademas tienes una meta, que sin duda ha pasado por tu mente, REGRESAR, regresar a ese lugar maravilloso que te permitio conocer tanto, regresar a ese lugar que abrio tus ojos.

Eres fuerte y es imposible que vuelvas a ese lugar oscuro en el que estubiste.

Cuidate mucho hermosa y bienvenida de nuevo, besos.

siempreana dijo...

Realmente te envidio, no creo que tengas mucho de lo que quejarte.Un beso

Pulguita dijo...

Hola Ana!

Ya hacia tiempo que tenia ganas de volver a saber de ti, y leer todo lo que escribes...

Me alegra tanto que este año haya sido el mejor de tu vida.

Después de las tormentas llega la paz...

Es normal que tengas miedo a volver, supongo que cuando todos nos sentimos ya en paz, tranquilos y en nuestro mejor momento, el temo de que todo vuelva a ser como antes es inmenso...

Si te sirve de consuelo, a pesar de que para mi también a sido uno de mis mejores años, ya que llevo muchisimo tiempo con muchos problemas, el temor de que todo vuelva a ser como antes es inmenso...

Pero si tu no quieres, si luchas por que sea como tu quieres, no tiene porque volver a ser como antes, es cierto que nos puede costar...
Pero nadie dijo que fuera facil...

Con respecto a lo del psiquiatra, la verdad, es una persona que no te conoce, lo único que se dedica es a encerrarte más aún y a mandarte medicamentos, cuando lo que uno necesita es lo contrario...

Te lo digo por esperiencia, a mi no me ocurre lo mismo que a ti, pero si que tengo que ir por otros motivos, y las pocas veces que he ido lo único que me dice es mandarme tratamientos, hasta que finalmente me dije que basta...

Si yo me sentía bien, y los demás me veían bien, sin necesidad de pastillas...¿porqué tenia que estar mediandome?
Asique me arme de valor y se lo dije, lo siento pero no más pastillas que me dejen drogada, que me hagan pasarme las noches despierta, con nauseas...era peor el remedio que la enferdad...

Asiq...mi consejo...si crees que no debes estar destrozandote el estmago con eso, no lo hagas...
Aqui quien tiena la ultima palabra sobre tu vida eres tu...

Ya verás como llegarás lejos...

Beeesos

Red Tears dijo...

Extraordinario...


El mundo esconde esa mágia... ese algo que te hace abrir la boca y murmurar esa palabra...


Recuerdo haber leido hace meses tu espacio... tu pequeño rincón grandioso... recuerdo haber murmurado esa palabra... y recuerdo haberlo dejado en el olvido.


Pero, también he aprendido que de alguna manera, si cierras mal una puerta vuelve a abrirse... y en mi caso, así fué...


Cerré mal una puerta y volvió a abrirse... pero la verdad, una parte de mí se alegra de haberla vuelto a abrir...

Porque yo también salí de mi jaula... viví y aprendí, aprendí mil y una cosas que ahora no sabría decir... tantas que físicamente fueron olvidaras, pero quedaron como tatuajes en mi piel... tatuajes invisibles que jamás se borrarán... y regresé, fuí devuelta a esa jaula por dejarme llevar por el pasado... por dejar que una espiral de miedo hiciera resurgir ese pasado que había quedado en la penumbra llenándose de polvo,


Y esa espiral me arrancó de mi nuevo ser... "el tiempo se quebró, y el alma quedó partida"... pero, tú, me has hecho recordar... reencontrarme con tus palabras... y recordar aquello que viví... aquello que sentí... aquello que aprendí... me ha dado un atisbo de esperanza que crei perdida... esperanza de volver a resurgir, pero no como ave fénix que vuelve a sus cenizas tarde o temprano... sino como mujer, mirando hacia delante y sin permitir que el pasado la atrape una vez más.

Espero leerte de nuevo, me encantará saber como te va.

ALICE dijo...

TIENES CIERTO ENCANTO PARA ESCRIBIR. PERO LO QUE ME GUSTA ES EL PULSO CON QUE ESCRIBES, SI, ME REFIERO A TU MANERA TAN SENCILLA Y A LA VEZ ESTRICTA EN DESCRIBIR TUS ACONTECERES.

Kristel dijo...

estás radiante en esa foto... he leído en muchas ocasiones aquellos correos que nos escribimos una vez, y no he podido evitar acordarme de ti en este tiempo

todo lo bueno que has ido acumulando por dentro se refleja en tu exterior, se te ve guapísima, Ana

es un placer leerte y verte así
:)

1 abrazo muy fuerte

(gatadechristal...)