"Los sueños, sueños son"


18 FEBRERO 2009


Los dias pasan, uno a uno, lentamente. Y sigo intentando hacerme un hueco en este pequeño mundo, mi mundo, día a día.


No es sencillo. Algo que nunca antes había conocido, algo que nunca antes había imaginado.


Siempre soñé con esto. Siempre imaginé cómo sería todo el día en que me fuera de casa, el día en que fuera independiente y comenzara a vivir mi propia vida. Siempre había tenido esa imagen tan clara en mi mente de cómo sería todo. Pero nos engañamos. Por eso los sueños son tan maravillosos, porque en ellos puedes imaginar lo que desees. Nadie va a decirte nunca qué es lo que debes o puedes soñar porque los sueños es una de las cosas mas íntimas y personales de cada uno. De modo que imaginamos. Imaginamos cómo será nuestro futuro.


Soñamos con una casa maravillosa junto a la costa, soñamos con un hombre increíblemente atractivo esperándonos en el sofá de casa, un deportivo descapotable y el trabajo perfecto. Nos imaginamos rodeados de amigos que nos aprecian, música y risas resonando en un salón blanco impoluto con vistas al mar, veladas románticas con nuestra pareja tumbados junto a la chimenea. Compañeros de trabajo que aprecian nuestro trabajo y valoran lo que hacemos. Mujeres de éxito, profesional y sentimentalmente. Mujeres atractivas, guapas, altas, delgadas. Imaginamos una vida de ensueño porque soñar es gratuito.


Imaginamos que algún día nuestros sueños se harán realidad. Y llega un punto en que imaginamos que somos otra persona diferente porque ni siquiera nosotros nos creemos capaces de encajar en ese sueño.


Pero cometemos el gravísisimo error de soñar con cosas materiales. Soñamos con casas, coches, viajes, belleza, dinero... sin darnos cuenta de que en el fondo, con lo que de verdad estamos soñando es con la felicidad. Imaginamos la felicidad dentro de un estereotipo, con una imagen estereotipada que nos venden en la prensa, la television o el cine. Y nos olvidamos de que la felicidad no tiene imagen. Nos olvidamos de que la felicidad es un sentimiento, es una sensación. No necesita de una imagen, tiene cientos de ellas y puede esconderse en miles de pequenos momentos.


Un paseo por la playa, una pequeña casa en el campo o en el centro de una gran ciudad, un trabajo humilde escribiendo en un periódico o recogiendo la uva de sol a sol, un chico de película o simplemente un chico vulgar que te ame mas que nada en el mundo. Un cuerpo delgado y esquelético o un cuerpo con unas preciosas curvas. Una sonrisa.


Siempre soñé que algún día saldría de casa. Siempre soñé que algún día llegaría el momento y me iría a algún país lejano. Soñé que llegaría el momento en que sería independiente y no necesitaría de nadie; sería autosuficiente. Soñé con viajar, irme sola, hablar un idioma diferente, estudiar fuera... Soñé. Soñé demasiado. Me imaginaba en un pequeño apartamente solo para mí, con un ventanal enorme con vistas a un precioso y frondoso parque. Me imaginaba yendo a mis clases, con mis tacones y mi maletin, muy profesional. Me imaginaba tumbada leyendo mis notas en un precioso y acogedor sofá blanco frente al enorme ventanal. Me imaginaba por las mañanas andando descalza por mi pequeño apartamento, semi desnuda, con un camisa blanca, haciendo café y leyendo cientos de libros. Me imaginaba demasiado ocupada para salir con toda esa gente que había conocido, ansiosos por quedar conmigo porque era una persona muy atractiva, en todos los sentidos. Me imaginaba manteniendo conversaciones intelectuales en pequeños cafés del centro de la ciudad o en mi acogedor apartamento, con tíos de diferemtes lugares del mundo hasta altas horas de la noche. Chicos que algunas veces se quedaban a dormir en mi cama. Nada serio porque yo estaba demasiado ocupada para dedicarme a alguien más. Imaginaba y me imaginaba. Soñaba y soñaba demasiado.


Y llegó el momento. Llegó el momento con el que siempre había soñado. Salir de casa, ser independiente, vivir en un país lejano. Pero mi sueño no se cumplió. Nada de apartamentos íntimos e inspiradores, nada de relaciones interesantes ni conversaciones intelectuales, nada de comidas fugaces en la soledad de mi apartamento. Nada de lo que había soñado.


Y sin embargo, puede ser igual de maravilloso, o incluso mejor, si sabemos apreciarlo. Si sabemos distinguir que los sueños son sueños y que si se hicieran realidad dejarían de serlo. Si sabemos disfrutar de toda y cada una de las cosas tal y como son porque son igualmente maravillosas.


Y si algo estoy aprendiendo de esta experiencia es que a veces aunque las cosas no sean como las imaginamos o como hayamos deseado alguna vez, siguen siendo maravillosas y hay que saber disfrutarlas porque algunas cosas sólo suceden una vez.


Y estoy aprendiendo a apreciar cada día lo que tengo, estoy aprendiendo a apreciar cada día esta oportunidad, estoy aprendiendo cada día que los sueños se pueden hacer realidad de cientos de formas diferentes y aún siguen siendo sueños.


Y cada día me doy más cuenta de que el tiempo que pasamos deseando ser delgadas, soñando con esa delgadez inalcanzable, estamos desaprovechando el momento de disfrutar de los sueños que se hacen realidad. Todos esos momentos que pasamos deseando ser delgadas, soñando con ser delgadas, estamos desaprovechando el momento de hacer realidad nuestro verdadero sueño, el de ser felices. Estamos tan obesionados con la imagen del cuerpo perfecto que no somos capaces de apreciar la felicidad que hay en nuestras vidas. No somos capaces de darnos cuenta de que nuestros sueños se hicieron realidad con otra forma, con otra imagen.


Nos equivocamos al crear una imagen distorsonada de la felicidad. Nos equivocamos al soñar con una felicidad basada en tan sólo una imagen, en un cuerpo, en cientos de huesos bajo la piel, en una delgadez inalcanzable. Nos equivocamos al crear una imagen para nuestra felicidad porque llegará un momento en qu ela felicidad cruce nuestra puerta y ni siquiera seamos capaces de verla.


Y sin embargo, seguimos soñando porque soñar es gratuito, porque los sueños hacen a cada persona, porque soñar te hace vivir. Pero no podemos perder el horizonte de vista; tenemos que soñar con los ojos abiertos para ver más allá de los sueños porque, al fin y al cabo, “los sueños, sueños son.”


ANA


11 comentarios:

Ángel gótico dijo...

Yo, al contrario, nunca he podido imaginar un futuro para mí. Siempre he vivido en el presente en una especie de limbo, soñando cosas imposibles sin pretender que se hagan realidad algún día, sólo por el simple placer de soñar.

Claro, así jamás me llevé decepciones, pero caí en una depresión por encontrarme adulta y sin motivaciones ni aspiraciones ninguna. Sin saber hacia donde seguir ni como. Sin querer seguir porque al fin y al cabo, ¿de qué iba a servirme?

Muchos besos preciosa, me alegra saber de tí ;)

Oruga dijo...

Siempre te imagine mayor, no vieja, solo mas grande, por la forma tan madura en que te expresas y por lo claro que tienes todo, te he escrito antes, de hecho te leo desde hace tiempo, no soy ana ni mia, solo una oruga con una hernia de nacimiento que nunca me ha permitido comer como una persona "comun", me alegra mucho que estes enfrentando todo lo que implica vivir sola de una manera tna calmada.

Cuidate mucho, Besos

♥Hada♥ dijo...

Que bonito, y que sincero.
Es bueno soñar, pero con los ojos abiertos. Las personas que no sueñan cosas reales, nunca van a alcanzar metas. Y si quieres una vida así, igual puedes comprarte una casa con un ventanal grande. Lo que no es seguro es que el resto de tu vida sea en cafés a altas horas de la noche, etc. Pq seguramente no serías tu y te cansarías pronto.

Hay que juntar los sueños con la realidad, para poder hallar la felicidad.

besos

Minna* dijo...

Es cierto lo ke dices. Estereotipamos la felicidad, la materializamos... Cuando la verdad es que la felicidad esta en las cosas sencillas de la vida, es gratis y no tiene porke cargar huesos a la vista. Y sin embargo... te escribo esto mientras intento cumplir mi meta de ser delgada. ¿Narcisismo? ¿Locura? ¿Superficialidad? No lo se, ahorita no me importa. Se que todavia aprecio las cosas bonitas de la vida, se que dia a dia lucho porke esto no se convierta en el centro de mi bizarro universo.. En fin... Me alegro que hables asi, de aprendizaje, de felicidad. Inglaterra, aunque no como lo soñaste, te ha hecho mejor. Cuidate linda. Suerte!!

Anónimo dijo...

QUÉ bonito tu post, Ana! Me gusta ver cómo vas madurando con tu blog!La experiencia qeu estás viviendo será de las más enriquecedoras que tengas y haces muy bien en aprovecharla!

muchos besitos y mucho ánimo!

PEPE CABRERA MARTINEZ dijo...

ES EXTRAORDINARIO, ERES UNO DE ESOS ESPECIMENES PENSANTES QUE CADA VEZ HAY MENOS EN NUESTRO PLANETA.

Lou dijo...

Hola, llevo tiempo entrando en tu blog. Me gustaría decirte que te escribes demasiado bien y dices las cosas tal cuales son... ¡Sigue así!

Inma Cg dijo...

Hola Ana, soy una nueva vistante de tu blog. Empeze por el principio como se deben de hacer las cosas,pero hoy no pude evitar leer tu última entrada para saber algo de ti más reciente y cual fue mi sorpresa? Yo tb estoy en inglaterra "in my way" desde septiembre (kingston)...voy mucho a Londres. Aqui te dejo mi facebook, Inma Cg ,por si algun dia necesitas algo o nada ,simplemente aire nuevo. Un saludo y suerte!

♥♥ L4dy blu3 ♥♥ dijo...

no se como empezar... me encta volver a enontrarte y como siempre me encata como escribes... no se si recuerdes a nadie importante pero me da muhco gusto poder leeerte de nuevo... y tienes razon... nose en que momento se van los sueños en todoe ste camino, pero siemore dire que loq ue no me perdonare jamaz es el tiempo que desde que algo asi ocupa la vida de cualquiera nunca alcanzara para algo mas...

un saludo gigante...
nadie importante *-*

Anónimo dijo...

Hola, Que tal? Espero que muy bien. Soy Leo (http://anaboy.wordpress.com/)
Y bueno, la verdad es que he entrado varias veces ent u blog y creo que está muy bien
no se si tu abrás entrado en el mio o no. Pero bueno, solo quería decirte que estoy
intentando crear un nuevo proyecto. Lo puedes leer aquí: http://anaboy.wordpress.com/proyecto/
Y bueno, me gustaría saber haber si pudieras entrar en la página y haber que te parece.


Entres o no, Muchas gracias de todas las maneras,


Leo.
Diario Personal de un Chico Ana
http://anaboy.wordpress.com/proyecto/


PD: Si encuentras interesante el proyecto dime alguna cosa y pasa la URL a tus contactos para que ello tambien puedan opinar. Muchas Gracias de nuevo.

·M· dijo...

No te ha pasado que a veces sueñas con algo tan imposible que te construyes una especia de sueña más realista?
No sé... el tema de los sueños hoy por hoy se me ha vuelto complicado.
Pero es un gusto leerte!