5ª Sesión


15 DICIEMBRE 2007


Volví el martes por la mañana a la unidad de TCA. Me adelantaron la cita un par de días porque tienen la agenda completamente saturada. No sabía muy bien para qué iba. En teoría, me habían citado para explicarme cómo funcionaba el hospital de día de la Unidad de Trastornos de Alimentación.


Llegué puntual a mi cita y esperé unos minutos mientras la enfermera y el psicólogo aclaraban algunos asuntos sobre mi historial al otro lado de la puerta. El psicólogo me hizo pasar a su consulta.


- “¿Cómo estás?”

- “Bien.” -Respondí fríamente. Fue la mejor respuesta que encontré para tan hipócrita pregunta. ¿Cómo iba a estar?- “Supongo que bien.” -Añadí.-


A continuación él dijo algo no que logro recordar a lo que yo respondí que no sabía qué se suponía que debía decir, que necesitaba un guión, unas pautas, una serie de preguntas, que no sabía de qué hablar.


Se quedó callado mirándome esperando que fuese yo la que continuase hablando, la que fuese a resolver el complejo algoritmo. Entonces, se percató de que no iba a decir nada más, de que, al igual que él, esperaba que añadiese algo, que hiciese alguna pregunta, que redirigiese la conversación. Salió del trance que le envolvía y bajó la vista hacia las hojas de papel de mi historial sobre su mesa intentando encontrar algo de lo que hablar.


Enseguida comprendí que no podía esperar que fuese él el que decidiera de qué había que hablar, que fuese él el que acertase la incógnita a resolver. Recordé las últimas conversaciones con mi novio. Habíamos habado de la rutina. De lo difícil que me resultaba comer, no tanto por el hecho de la comida en sí sino por el absurdo hecho de tener que saltarme una rutina que llevaba siguiendo milimétricamente desde hacía más de 7 años. Mi novio me preguntó si le había hablado de todo eso a alguien, al psiquiatra, al psicólogo, a la enfermera… no, no lo había hecho. No había surgido en ninguna conversación. Es curioso. Después de varios meses en la Unidad, nadie me ha preguntado aún por mi rutina. Resulta curioso pues si alguien se molesta en informarse un poco sobre los TCA se dará cuenta en seguida de que estos trastornos giran en torno a la rutina, en torno a las reglas, a las pautas, a las normas. Pero nadie me había preguntado aún por esas normas.


Inicié la conversación.


- “Hay algo de lo que no le he hablado al Dr. Jiménez Mazo (mi psiquiatra) y que he estado hablando últimamente con mi pareja. Supongo que no me había detenido a pensarlo hasta que lo hablé con él o tal vez, simplemente, no surgió en ninguna conversación. Se trata de la rutina. El Dr. Jiménez Mazo me preguntó si había notado algún cambio en mí y le dije que no, pero en realidad sí que lo he notado, pequeños cambios, sobre todo en mi estado de ánimo, pero también hacia la comida, aunque en menor medida. Le dije que no porque no me había percatado de ellos, pero sí que ha habido pequeños cambios. Lo que más me cuesta no es comer o la comida en sí sino saltarme la rutina que llevo cumpliendo desde hace más de 7 años. Me he acostumbrado a no comer entre semana y es algo que no me planteo. Como el que va a clase cada mañana o se da una ducha, no lo piensa, solo lo hace y eliminar ese acto es muy difícil. Eso es lo realmente difícil para mi, no es el hecho de comer. Es cierto que hay alimentos que me resultan más difíciles que otros pero las cenas o los desayunos no suponen un problema tan grande para mí. Sí las comidas principales y sobre todo entre semana porque las he eliminado prácticamente y me siento mal cuando como entre semana. Me he acostumbrado a no comer nada en todo el día desde el desayuno hasta la cena y a tener el estómago completamente vacío hasta la noche, tan sólo me permito un café o una manzana a media mañana.”


Hablamos sobre el hospital de día y las posibilidades. Sé que tengo una oportunidad a la que muchas chicas no pueden acceder pero vivo a más de una hora de la unidad y eso trastornaría mi vida. Obviamente prefieren trastocar lo menos posible la vida de los pacientes.


- “Estoy intentando comer. Mi madre llega tarde del trabajo y generalmente yo ya he comido sola, lo cual implica que no como. Pero desde hace dos semanas hemos llegado a un acuerdo. Ahora la espero cada día a que llegue del trabajo para comer juntas y aunque me cueste, eso me hace obligarme a comer. A veces mi madre no puede venir a comer a casa, entonces, le pido a mi hermano que coma conmigo, otras veces, hago un esfuerzo por comer sola porque cuando llevas en la cabeza el chip de que vas a comer te resulta más fácil hacerlo.”


Hablamos sobre la estructura familiar, los hábitos alimenticios y la evolución de mi situación. Observó mi registro alimentario. Deficiente en algunos alimentos. Notable en el número de comidas diarias. Vió que había hecho un esfuerzo. Hablamos largo y tendido sobre los miedos y la comida. Sobre el miedo a engordar, sobre la preocupación por el peso, los miedos irracionales y las preocupaciones excesivas hasta la obsesión.


A continuación, me acompañó a la enfermería donde le comentó a Pilar, la enfermera, mi situación. Me dieron una nueva oportunidad. Estoy haciendo un esfuerzo por comer con mi madre cada día. Le enseñó mi registro alimentario, tengo deficiencias pero no me he saltado ninguna comida. Me dan otra oportunidad. No tengo que ingresar, de momento, en la Unidad. Queda solo 1 semana para Navidad, así que tampoco tiene mucho sentido. Me dan una oportunidad. Quieren probar qué tal va esta situación. Saben que estoy haciendo un esfuerzo. Quieren que continúe con esta nueva conducta y estabilice esta rutina diaria de comer con mi madre y que la mantenga para poder, más adelante, trabajar en la dieta. Quieren que adquiera una nueva rutina de comer cada día acompañada y sentándome a la mesa y hacer de esta situación algo diario, normal y agradable.


Me dieron una nueva oportunidad pero me advirtieron que después de Navidad evaluarían de nuevo la situación y que si no funcionaba tendrían que ingresarme. Me tomaron la tensión: 10/5. Increíble!! He subido. Me pesaron. He perdido casi medio kilo en 10 días. No puedo perder más peso. “Sigues perdiendo peso” me dijo Pilar.


Llevo dos semanas comiendo a medio día, supongo que lo de ingresarme me dio pánico. Pero es difícil. A veces desearía decirle a mi madre que ya he comido para no tener que comer. Sé que no puedo. Sé que no debo. Pero desearía hacerlo porque me cuesta tanto… y necesito un descanso. A veces llego a casa sabiendo que tengo que comer y solo quiero llorar porque no quiero tener que comer. Solo quiero poder decir, “no, yo ya he comido” y encerrarme en mi habitación a escribir en mi sempiterna soledad. Comer es difícil y la gente no lo entiende. Mi hermano pequeño me dice constantemente “si no comes te vas al hospital.” Le entiendo, y sé que lo dice porque me quiere pero no entiende que me resulte tan difícil. Es como un drogadicto que quiere recuperarse de su adicción a las drogas pero su cuerpo le pide un chute. Mi cuerpo me pide un chute, mi cuerpo me pide un ayuno porque, en definitiva, el ayuno es mi adicción.


Es muy difícil. Quiero comer y no quiero comer. Quiero comer pero me cuesta. Quisiera comer sin esfuerzo, sin lágrimas, sin dolor. Y después de todo el esfuerzo voy a la farmacia, me quito las botas, me peso y he vuelto a adelgazar: 45,500 kilos. 45 kilos y medio. Cada vez peso menos, a pesar del esfuerzo. Quiero llorar. Estoy comiendo, no quiero comer pero hago el esfuerzo porque sé que no debo adelgazar más, no quiero adelgazar más, me da miedo adelgazar más. Estoy perdiendo peso y por primera vez estoy comiendo. Eso me asusta. Me asusta mucho. No quiero comer pero no quiero adelgazar. Me siento bien y mal a la vez. Estoy comiendo, me duele comer pero me estoy esforzando y lo estoy consiguiendo. Estoy adelgazando y me duele porque me estoy esforzando por no hacerlo, por no perder más peso. La talla 34 se escurre en mis caderas. Los cinturones ya no se ciñen a mi cintura, he perdido las curvas, las costillas me sobresalen, mi palidez me delata, mis huesos se marcan bajo el algodón de las camisetas y las formas de mi cuerpo se desvanecen bajo amplios abrigos que cubren mi cuerpo aniñado.


Pero estoy comiendo y estoy haciendo un enorme esfuerzo para llevarme cada bocado de comida a la boca. Sé que parece absurdo hacerse semejante pregunta pero resulta tan difícil que a veces me es imposible preguntarme si realmente merece la pena.


Gracias por todas vuestras palabras. Llegan las Navidades, para bien y para mal. Os deseo unas bonitas fiestas. No dejéis que la comida os arruine estos bonitos días con la gente que más os quiere.

ANA


22 comentarios:

sebumi dijo...

hola te leo siempre admiro tu fuerza tus ganas de seguir adelante, te estás esforzando por salir y eso lo tienen que notar y valorar no te preocupes. Y no te rindas nunca sigue adelante con lo que quieras, yo por mi parte cada dia estoy más cansada de todo de q la comida guie mi vida y esté en cada momento de ella sin que pueda remediarlo. Cada pensamiento, cada sueño todo gira a su alrededor y empiezo a estar muy cansada. bsos y en la medida de lo posible felices fiestas

Mariposa dijo...

Felices Fiestas para ti Princesa.. sé que este nuevo año lograrás tus deseos. Tú puedes. No es fácil. Todas luchamos ya sea con una o con otra cosa. Suerte.

Jill Valentine dijo...

Soy una chica que ha pasado por lo que tu estas pasando, pero yo no hice caso y "perdi" mas de un año en el hospital. M ingresaron pero ni yo misma sabia que estaba enferma, no lo reconocia, y desperdicie la primera parte del tratamiento, luego m ayudaron, sufri mucho pero m ayudaron a conseguir no tener que sguir mis enfermizas pautas, dejate ayudar, aunque sufras...
Respecto a tu problema de que comes y sigues bajando, no dejes de hacer la comida aunque ahora te parezca inutil, en un principio yo creo que eso pasa, porque nos pasa a todas, por los nervios que tenemos por estar comiendo, y consumimos mas energia aun, dale tiempo, ya funcionara. Solo es mi opinion claro.
Lo que te propongas ya veras como lo conseguiras. Se te ve muy fuerte y sobre todo receptiva.
Un beso

Monik dijo...

hooola!!!
hmmmm apesar de que sigas bajando de peso, a lo que no le encuentro razon, se nota que estas haciendo mucho esfuerzo por cumplirt a ti misma, a tu familia y a los doctores, ese esfuerzo vale la pena, veras que tendras mucha alegria y sonrisas cuando el comer no sea tedioso!!
beso

sin nombre dijo...

1felicies fiestas 2 sigo leyendote y cada vez te admiro mas Espero qe todo siga llendo bien sueirte

Mandrágora dijo...

He leido todo tu blog y antes que nada deseo decirte que escribes muy bien, más allá del contenido o de tu forma de escribir, se ve cierta claridad o precisión en tus escritos, digo cierta porq estoy conciente de q habrá un sin fin de cosas q quieres decir pero no encuenras palabras.
Lo siguiente q noto, es q constantemente sientes o piensas q entiendes las cosas ("le entiendo, comprendo, sé como es)", estoy segura de q entiendes muchas cosas o, depronto, entiendes más cosas de lo q piensas, sin embargo me parace inquientante q de alguna forma te "exijas" entender caso todo y a todos, es razonable q lo hagas o lo intentes, pero a veces perder el control y la necesidad de complacer a todos sabiendo qué decir y qué pensar, no debe ser tan malo!
En fin... no sé con qué autoridad te dejo este tipo de comentario, simplemente me nació decírtelo, por si te sirve, aunque estoy conciente de q no es para nada fácil.
Con respecto al peso... maldito peso!, sólo te digo q a mí me paso algo muy parecido cuando empecé a volver (o tratar) de volver a comer, supongo q el cuerpo en medio de su estado de semi-desnutricion busca la poca comida q le está entrando para generar nutrientes q no necesarimanete terminan representados en la balanza, pero con el tiempo eso se nivela, trata de no ponerle tanta antención a esas cosas, sino hacer las cosas bien más allá de los resultados...
Ya no te robo más tiempo y me despido, no sin antes decirte q tengo fé en q vas por bien camino y q no desistas de luchar!
Abrazos, sonrisas y fuerzas, aunque virtuales, espero q te lleguen y que aprendas a ser feliz o por lo menos equilibrada...
FELICES FIESTAS!
Adios.

miank dijo...

A veces me gustaría inventar mi propia palabra para agradecerle a la gente, pero lastimosamente no lo he logrado y justo ahora sólo puedo decirtelo con una de las palabras más desgastadas: GRACIAS!

Vas por buen camino, el peso ya se estabilizará, no te dejes joder po eso!, enserio me alegra q trates de comer... y no dejes de luchar!
FELICES FELICES FELICES FIESTAS
olvídate de todo y vive por tí estas épocas!
P.D: Ya publiqué la entrada! GRACIAS GRACIAS GRACIAS, por tu tiempo y tus palabras muchas gracias.

Andrea dijo...

Hola, yo se que tu puedes superar todo esto que estas pasando, y espero realmente que un día pueda por fin ver escrita una entrada sobre lo bien que te sientes bien con tu cuerpo.

De todo corazón ansío eso, besos! y todos mis mejores deseos para tí en navidad.

P.d: Te agregué al msn (aerdna_h@hotmail.com)

La Punto dijo...

Vengo leyendo tu blog hace mucho tiempo, de echo te tengo linkeada, no soy anorexica ni bulimica. Pero me interesa tu historia, yo similar a ti, tambien intento engordar, pero por que toda mi vida he sido delgada y es algo que a muchas les alegraria, pero a mi me pesa.

Haz pensado que quizas, la ansiedad de querer engordar y hacer las cosas bien te este estresando y por ello bajas?. Yo tengo una dieta de grasas ¬¬, no tengo otra forma de llamarlo, como constantemente Mc donald's y cosas que a la mayoria de las personas le hacen engordar, pero yo tengo estres psicologico y por tanto bajo de peso aun cuando coma kilos y kilos de comida, deberias preguntarle eso al doctor.

Eso, mucha suerte y sigue hacia adelante, no te arrepientas de los pasos que estas dando, por que seran los mas firmes que puedas dar en tu vida, es tu lucha, no dejes de pelear hasta que esa meta que buscas, llegue a ti...

ANNE dijo...

YA SE QUE TE LO HE DICHO MUCHISIMAS VECES PERO ES INCREIBLE LO VALIETE QUE ERES TE JURO QUE YO NO PODRIA NI SIQUIERA CRUZAR LA PUERTA PARA IR A ESA UNIDAD PARA T.A ES QUE ME DA PANICO SABER QUE PODRIA ESTAR TAN AL DESCUBIERTO LO QUE SOY DEPENDE DE MI SECRETO Y SE QUE ESTA MAL TAMBIEN SE QUE ESTA MAL TODO LO QUE HAGO POR MANTENER ESA ESTABILIDAD DE LA QUE HABLAS ESA "MONOTONIA" QUE ME HACE ESTRA BIEN SI ALGO VARIA DAÑA MI ESTABILIDAD EMOCIONAL Y TODO ES CAOS HASTA QUE SE RECUPERA PERO AHORA SOLO PUEDO DECIR QUE QUISIERA SER TAN VALIENTE COMO TU!!!

Anónimo dijo...

hola. Descubri tu blog casi por casualidad. Yo no tengo anorexia ni ningun trastorno alimenticio,lo leo simplemente porque admiro tu capacidad para expresar justo lo que sientes,es envidiable.jeje,he visto que sin querer has conseguido que mucha gente te admire...felicidades,je. Visito tu blog con mucha frecuencia esperando que sigas escribiendo(y tambien luchando).Ni siquiera voy a decirte que debes tener animo,que no te preocupes,que ya estas saliendo...porque aunque yo no he sufrido lo que tu has sufrido,intuyo que no es tan sencillo...no te conozco de nada,y menos tu a mi claro...asique solo decirte que seas valiente,y que aunque caigas,si caes,sigas levantandote una y otra vez. Que pases un fin de año lo mas alegremente posible.XAO

..ThE NeW bEaUtIfUL pRiNcEsS... dijo...

feliz navidad my princess, besitos y muchos abrazos...

Plink dijo...

No te comento para decirte lo bien que escribes ni nah de eso, te escribo para decirte que mucho de lo que escribes yo lo siento, no estare en un peso critico, aunque ese peso seria el q deseo.
Te escribo para darte fuerzas para lo que quieras lograr.
Te mereces lo mejor, eres una persona que lucha.
Eres fuerte y valiente.
Nomas quisiera hablar contigo, leerte.
Existo, y quiero que lo sepas.
Yo me engaño diciendome que solo comere cuando me de hambre, y... ese hambre nunca aparece.
Besos linda.
Plink

_xAXnXAx_ dijo...

Hoa princesiitaa :)
te agregare a mi links !
necesito el apoyo de ustedes para volver cn Ana :(

te seguire leyendo espero !! :)
Cuidate mucho y suerte cn todo

Que tengas un lindo feliz Año ^^

Besoote

Bye :)

Superchik dijo...

nenaa:
lei toda tu entrada, y me pone feliz todo el ezfuerzo qe estas haciendo.
quiero qe sepas qe es super valorable todo loqe estas haciendo.
yo tmb estoy en recuperacion y te juro qe sient muchas cosas de las qe vos sentis

ME ENCANTARIA poder charlar con vos, seria muy agradable..

mi msn es superchiick@hotmail.com,

te dejo, y te deseo un exelente comienzo de año, porqe te lo re mereces!!

YA TE AGREGO A MIS LINKS ;)

UN BESO GIGANTEE

NARCISISTA dijo...

hola linda..se viene un nuevo year..y ahora q los estas leyendo te pido que Cierres los ojos, piensa en todo lo que te hizo sonreír en el año que termina y olvídate de lo demás... Ojalá esas sonrisas se te multipliquen por 2008. Feliz Año.
Deseo que la paz secuestre tu vida, el amor inunde tu alma y la felicidad refleje en tu cara, te deseo, de corazón todo lo bueno que te mereces. Feliz Año Nuevo!!
y este es tu year..bye bye le diras a ana...felicidades

Anónimo dijo...

RICHEY JAMES no es cantante (como dice en tu lista de links), es guitarrista.

july M dijo...

holap nena yo soy de colombia peso 55 kilos y estoy empezando con esto cada ves como menos y aunq he tratado de leer cuantas cosas encuentre sobre la anorexia y visto videos en youtube para quitarme la idea de dejar d comer es imposible hay algo que me impulsa cada dia para seguir con esta mentira creo q lo puedo hacer ps mi familia poco se entera de esto creo q lo hago por sentirme bien, se q estoy cometiendo un grave error y me estoy metiendo en un infierno !! ojala seguir leyeno esto me ayude ...

Anónimo dijo...

me siento muy identificada con tu historia que estoy siguiendo desde hace tiempo...

Ánimo que la vida són dos dias

veronica dijo...

holaaaa soy vero de ecuadorrr admiro tu fortaleza y pureza de cada uno de tus pensamientos, gracias por compartirlos con personas que podrian estar pasando por lo mismo, sabes estudio psicolgia clinica en la utsam de ecuadorrrrr, machala el oro, me impresiono mucho la carga emocional de tus frases.

Anónimo dijo...

Hola, sólo quería decirte que me he sentido muy identificada con tu post. Yo pasé por lo mismo cuando tenía 15 años, cuando por fin admití que estaba enferma y prometí empezar a comer pesaba 40 kilos (medía 1,65). Cumplí mi promesa y dejé de hacer 100 largos cada día en la piscina en el menor tiempo posible y dejé de salir a correr kilómetros además comía todo lo que me ponían en el plato, me esforcé de verdad. Mi madre seguía mis progresos y me pesaba cada sábado pero los primeros meses adelgacé bastante, dos meses después de empezar a comer y sin hacer ejercicio llegué a pesar 37 kilos y medio. Era diciembre.
Además en navidad tuve una intoxicación y estuve casi tres días sin comer. Mi punto de inflexión fue un ataque de hipotermia que me dio seguido de un desmayo del que no había forma de despertarme. Aquello me asustó tanto que conseguí salir a flote.

Anónimo dijo...

Hola, sólo quería decirte que me he sentido muy identificada con tu post. Yo pasé por lo mismo cuando tenía 15 años, cuando por fin admití que estaba enferma y prometí empezar a comer pesaba 40 kilos (medía 1,65). Cumplí mi promesa y dejé de hacer 100 largos cada día en la piscina en el menor tiempo posible y dejé de salir a correr kilómetros además comía todo lo que me ponían en el plato, me esforcé de verdad. Mi madre seguía mis progresos y me pesaba cada sábado pero los primeros meses adelgacé bastante, dos meses después de empezar a comer y sin hacer ejercicio llegué a pesar 37 kilos y medio. Era diciembre.
Además en navidad tuve una intoxicación y estuve casi tres días sin comer. Mi punto de inflexión fue un ataque de hipotermia que me dio seguido de un desmayo del que no había forma de despertarme. Aquello me asustó tanto que conseguí salir a flote.