Hoy es mi gran día


10 JULIO 2007

Hoy es mi gran día. Llevo años esperando este momento.


En algún momento de mi vida llegué a creer que este día no llegaría nunca. Me convencí de que podría salir de esto sola, de que no necesitaba ayuda y que, algún día, todo sería diferente como por arte de magia. Pero, en el fondo, sabía que este día tenía que llegar, que, por mucho que creyese que las cosas cambiarían por sí solas, este paso era inevitable si de verdad ansiaba vivir la vida en su máximo esplendor.


A veces creo que es posible, eso me da la fuerza para continuar cada día. Pero otras veces siento que no es más una lacra inevitable en mi vida, que siempre viviré con esto. Forma parte de mí. Y soy consciente de que puedo llegar a un punto en mi vida que me permita ser feliz si me lo propongo de verdad, aunque también soy consciente de que llevaré esta carga el resto de mi vida.


Yo soy así. Negativa, pesimista, fría, pensativa, melancólica, dramática, sarcástica, triste. La tristeza es parte de mí y, por mucho que pese, me gusta. Me gusta ese aire melancólico y nostálgico, me gusta esa insatisfacción con el mundo porque me permite creer que las cosas pueden cambiar, porque me permite seguir soñando. Me gusta ese aire bohemio, soñador y romántico. Me gusta el dramatismo del mundo. Y tal vez no sea más que una incongruencia pero me gusta. Porque forma parte de mí.


Alguien dijo en un comentario que le gustaba entrar en mi blog para leer toda esa “dolorosa belleza”. Me gusta escribir así, es parte de mí, es lo que siento, dolorosa belleza. Porque en cierto modo la belleza se oculta en lo dramático, en la nostalgia, en la melancolía, en la tristeza. Me gustan las películas con final triste porque son más bellas, más reales, más dramáticas.


Y, en cierto modo, me da miedo dar este paso porque no quiero que me quiten eso. Tengo miedo de que me despojen de mi tristeza.


Tengo miedo.


Hay una parte de mí que ansía por encima de todo recuperarse, disfrutar de la vida, sonreír y ser feliz. Pero tengo miedo de que me quiten algunas cosas que, poco a poco, se han ido convirtiendo en mi vida, Mis listas, mis objetivos, mis planes, mi dieta, mis ayunos, mis AYUNOS, mis pensamientos.


Hay otra parte de mí que se resiste a creer que por el hecho de dar este paso vayan a quitarme esas pequeñas cosas. Mis AYUNOS. Sobre todo mis ayunos, porque los necesito más que nada en este mundo para enfrentarme a la vida cada día. Supongo que si de verdad creyese que por el hecho de dar este paso van a privarme de mis ayunos, entonces, tal vez, no hubiera dado este paso. Porque necesito seguir saltándome las comidas, tirando, escondiendo, mintiendo y, sobre todo, negándome a mí misma. Necesito esa irremediable mentira. Necesito esa rutina, esa creencia, esa ineludible obra de cada día.


Contrariamente a lo que muchos creen, no tengo miedo de sentarme en la consulta del médico y hablar. No tengo miedo porque llevo hablando conmigo misma mucho tiempo y comprendo a la perfección cada uno de mis sentimientos. He logrado entender, a base de sufrimiento, cada una de esas emociones que me atenazan, que me oprimen el pecho y no tengo miedo de confesárselas a nadie porque llevo mucho tiempo confesándomelas a mí misma. No tengo miedo de sentarme y hablar porque llevo mucho tiempo haciéndome preguntas que nunca he sabido responder y necesito que alguien les dé respuesta.


Sin embargo, sí me da miedo hablar con mi familia. Hace unos días le confesé a mi madre que iba a ir al psiquiatra. Después de muchas reflexiones me convencí de que mi madre debía saberlo. Esto ha sido lo más duro.


Cuando por fin saqué fuerzas y le hice la temida confesión, entre sollozos y lágrimas, mi madre se quedó sin palabras. Al cabo de unos instantes, ella sólo pudo articular algunas palabras de apoyo y aprobación. Cuando ya hubo meditado un poco sobre el tema y yo estaba más tranquila quiso aclarar algunas cosas, quería saber más.


Mi madre no era consciente de cómo estaba en realidad. Fue muy duro decirle a mi madre que había estado varios años vomitando. Fue muy duro decirle que había vuelto a hacerlo. Pero hay tantas cosas que sigue sin saber… Resulta muy duro hablar de determinadas cosas con la gente que te importa. Resulta muy duro hacer una confesión de este tipo a una madre. Y, aunque en el fondo de mí misma soy consciente de que era algo que debía hacer, a veces me arrepiento. Sin embargo, siento que me hubiese quitado una enorme carga de encima. Cuando le confesé a mi madre todo esto, sentí que me había quitado un enorme peso de encima. Un peso demasiado grande.


Tal vez esté haciendo lo correcto, tal vez, esté intentando quitarme esa carga poco a poco. Tal vez esté intentando desprender de mi alma ese tumor que me atormenta, que me hunde, que me atenaza, que me impide ser feliz. Sin embargo, aunque hay una parte de mí que sabe que hago lo correcto, a veces me dan ganas de echarme atrás, de salir corriendo. Porque, en el fondo, tengo miedo.


Pero, entonces, pienso que no puedo salir corriendo, que no puedo huir, porque llevo demasiado tiempo esperando este momento, porque "Hoy es mi gran día".


Gracias a todas por vuestro apoyo.


ANA


15 comentarios:

La Malicienta dijo...

:) las personas soñadora pagamos un alto precio por nuestros sentimientos potentes...

mucho animo !!

p.d. cada post me sorprende...eres genial!!

La Malicienta dijo...

tu post me hizo acordar algo que escribí:


" ....ya se porque esas lagrimas no saben ser lagrimas, porque no lo son, son mi tesoro, mis residuos toxicos, los residuos con los que me enveneno el alma con los que me pudro y me asfixio con los que me hundo y me humillo. No se iran de mi lo siento, soy yonki de la miseria."

Anónimo dijo...

Espero que te haya ido bien y hayas dado con un buen profesional,sensible y que te ayude mucho.

un besitooo y ánimooo

Lorena

ANNE dijo...

ASI ES, ¡ESTE ES TU DIA!
Y TIENES MUCHAS RAZONES PARA SENTIR MIEDO Y PUEDES SENTIRLO PERO NO PERMITAS POR NADA DEL MUNDO QUE ESE MIEDO QUE AL PARECER NECESITAS, TE DOMINE, NO LO PERMITAS PORQUE YA HAZ LOGRADO COSAS QUE SOLO UNA PERSONA MUY VALIENTE Y GUERRERA PUEDE LOGRAR COMO DECIRLE TODO A LA MAMA YO PRIMERO MUERTA.
ASI QUE AQUI ESTA TU DIA, YA LLEGO EL DIA QUE TANTO ESPERASTE Y LO TIENES EN TUS MANOS ¡NO LO PUEDES DEJAR ESCAPAR! TALVEZ TENGAS MIEDO DE DEJAR DE SENTIR TRISTEZA, DOLOR Y QUE TODO ESTE EN PENUMBRA, PERO NO CREES QUE TALVEZ YA TUVISTE UN TIEMPO PARA ESO PERO YA ES HORA DE QUE PASE Y DE QUE PUEDAS CONOCER QUE ES ¡VIVIR! COMO SIEMPRE LO HAS DESEADO.

CriZzZis dijo...

i si este es tu dia! sigue adelante!! ia hiciste lo mas dificil, empezar, ahora no pares!! bno dejes que ese miedo te gane!. nunca dejes k el miedo te impida realizar algo!
millones de besitos!

angie lizbeth dijo...

sin palabras

entiendo todo lo que dices

estoy cayendo de nuevo

me alegra que tú estés bienn, te lo mereces de verdad

ánimo, estoy contigo

besoo

liz

Anónimo dijo...

Hace poco encontré tu blog por casualidad y empecé a leer lo último que habías escrito y entré como en una espécie de trance, no podia hacer otra cosa que continuar leiendo lo que tu escribias. Fue una sensación muy rara, y ahora que lo he leído todo, sólo puedo decirte esto: FELICIDADES.

Felicidades por reconocerte a ti misma; felicidades por encontrar la parte de ti que desa salir de una vida que no corresponde a lo que se conoce como tal; felicidades por andar mirando al frente aun que tu consciencia dude de tal...

He leído algunos de los comentarios que te hemos dejado por aquí quienes nos quedamos pasmadas por tu SER en si, y creo que no hay mucho que pueda añadir. Yo nunca he sufrido anorexia, pero en su día estuve a punto de caer en ella, y en verdad, todavía a día de hoy pienso en aquello de "no pude ganar la batalla"; pues antes de empezar mi rumbo a este destino me paré al borde del precipicio y me dije a mi misma: ¡esperate! Y supongo que no hice mal, pero me ha quedado fuertemente gravado aquello que tu has escrito en tu blog de que siempre te quedas son la sensación de que "no supiste ganar la batalla" cuando "te recuperas", porque en realidad nunca lo haces.Yo me siento así y nunca he llegado a tener lo que se conoce como anorexia en si, pero creo que si que tuve un principio de tal, y que al no haber seguido con ella, tengo algo dentro que hace que alquel "esperate" aun esté allí, y es como si aun estubiera esperando... Demasiada espera,
¿no? No se, ni yo misma me lo se explicar y de hecho esto solo lo he hablado "a medias" con alguien que en su momento fue muy especial para mi. Pero bien.. en realidad quiero felicitarte si, por ser como eres, pero también quiero darte las gracias por escribir estos preciosos fragmentos en este blog, porque a tu manera, me ayudas (no te imaginas como) a seguir al borde del precipicio "esperando", y dios quiera que algun día deje de esperar y le de la espalda al precipicio... En fin, muchísimas gracias Ana.

Y suerte con todo, que tu puedes. No te has rendido en absoluto, más de una te lo hemos dicho por aquí.

¡Mil besos!

ixora dijo...

Me alegro mucho de lo ultimamente estas haciendo, es algo q te esta costando mucho y q en cambio reunes el valor para hacerlo y sabes perfectamente que es lo q quieres aunq sepas q tengas miedo.

me algero mucho de veras, lo que le has confesado a tu madre no todas seriamos capaces, creo q te tienes q sentir afortunada por dar un paso importante en tu vida y poder cambiarla poco a poco y asi mejorar-la.

muchos besos, te deseo lo mejor

La Malicienta dijo...

Espero que estes bien...
bss

Anónimo dijo...

Me tienes preocupadilla,hace tiempo que no escribes,cuéntanos qué tal salió todo y cómo estás plis :)

Lorena

Monik dijo...

hola...
por fin llego ese gran dia no??
el que dices haber estado esperando siempre, claro que el miedo aparece, has estado viviendo con ese miedo durante mucho tiempo pero se ve que estas decidida a ser feliz y estoy segura que lo lograras, no sera facil y lo sabes bien pero fuerzas!!
besos.

Oruga dijo...

Hola acabo de encontrar tu blog por medio de Crizzzis, me asombra muchisimo tu valentia, yo tengo problemas de depresion, nunca he tenido el valor de ir con un psicologo o psiquiatra, que me parce que seria mas adecuado que un psicologo, o ambos para completar el cuadro, como quiera que sea yo tambien tengo platicas internas y autoanalisis todo el tiempo, pero no puedo solucionarlo sola, tampoco quiero hacerlo, gran error supongo.
En cuanto pueda leo todo tu blog, por lo pronto solo lei las ultimas 2 entradas, te felicito por tu valentia, voy a ponerte entre mis links.

Acabo de abrir un blog, apenas llevo 2 entradas, una de presentacion y otra de agradecimiento por el recibimiento, por lo pronto tengo un tema pendiente para manana, pero despues hablare de mi no anorexia, no soy ana ni mia, pero leo a varias princesas y trato de apoyarlas, les debo una explicacion de por que lo hago, me encantaria que me visitaras cuando tengas tiempo.
Besos y cuidate mucho.

http://orugotopia.blogspot.com/

Pandora dijo...

Te admiro, que fuerte eres al hablar con tu mama...

Cuando yo le dije a la mia que iba a ir al psicologo me miro raro y me dijo que no lo necesitaba, que solo necesitaba comer sano y dormir bien...

Te dejo mucho animo y suerte...


Saludos ^^

me dejais mal cuerpo dijo...

que yuyu dais las anoréxicas, coño

Aerdnah dijo...

Felicidades =) ojala pronto escribas sobre tu recuperación besitos y muchas fuerzas!