Pero siempre pierdes


28 JUNIO 2007


El verdadero problema es que la anorexia es como un reto, como una apuesta, un pacto en el que te empeñas en apostar absolutamente todo lo que tienes con el único objetivo de ganar.


Pero lo terriblemente duro de la anorexia es que no hay ningún premio. Te apuestas todo lo que tienes porque deseas conseguir algo que ni siquiera sabes qué es.


Y el verdadero problema, más allá de toda duda, es que desde el principio tienes todas las de perder. De hecho, vas a perder. Eso es lo más triste de todo, que, hagas lo que hagas, vas a perder.


Si consigues vencer al hambre, si consigues dejar de comer y te conviertes en la “perfecta anoréxica”, entregas tu vida a la muerte y pierdes. Si consigues salir, si consigues superarlo, volver a comer, recuperarte; pierdes.


Eso es lo más triste. Que siempre pierdes. Y aunque, puede que, algún día, te recuperes del todo, siempre te carcomerá la idea en tu cabeza de que has perdido, de que has fracasado, de que no fuiste lo suficientemente buena para ganar la apuesta. A pesar de estar recuperada, siempre vivirás con la certeza de haber fracasado, de no haberlo conseguido.


Y ese es el mayor de los problemas porque esa idea es la que te hará caer una y otra vez en un intento vano de volver a apostar porque estás convencida de que “esta vez lo conseguirás”.


Lo terriblemente duro de la anorexia es que hagas lo que hagas siempre pierdes. El problema es que cuando apuestas por primera vez no lo sabes. Eres consciente de que será duro, de que será muy duro, que te costará un gran esfuerzo, que tendrás que darlo todo por conseguirlo pero estás convencido de que puedes ganar y estás convencido hasta el último centímetro de ti mismo de que puedes conseguirlo.


Pero nunca lo consigues. Porque no hay nada que conseguir. Porque siempre pierdes.


ANA


7 comentarios:

Christina dijo...

�Q raz�n tienes! hay algunas q llevamos perdiendo ya 10 a�os y aunq ahora mi aspecto no es emaciado y como a diario (un milagro en m� hay una voz dentro de m� q me grita "�c�mo has podido?, �c�mo has podido? has perdido facultades, te has dejado vencer, �xq? �xq? eres una verguenza".
Me encanta tu blog, no dejes de escribir e intenta permanecer viva xq creo q tienes una sensibilidad especial.
Si necesitas hablar ponte en contacto conmigo, estar� encantada.
Un abrazo enorme Ana.

Chik_Gris dijo...

Me he refugiado en la red para conseguir lo que quiero y pues lo estoy empezando a lograr, leerte a ti me gusta mucho escribes de una manera no tan puntual pero si real, se te nota lo que sientes tus palabras son fuertes y a la vez demasiado sensibles y sabes no te dejes vencer yo creo que cualquiera que entra a este mundo es muy consciente de lo que esta haciendo y porque es muy fuerte y sabe hasta donde llegar no dejes que el tiempo y la vida se perfeccionen para ti, la idea es que tu te perfecciones para el mundo y todo lo que el comprende ves, aún es tiempo!!!
Un abracito, y visitame seria buenazo hablar contigo...

ANNE dijo...

EN MI OPINION TIENES MUCHA RAZON PERO SABES? TALVEZ ALGUNAS O AL MENOS YO "ESO ES LO QUE QUIERO" POR ALGUNA RAZON LO QUE QUIERO ES PERDER PERO SIENDO UNA COMO TU DICES ¡UNA PERFECTA ANOREXICA! PORQUE POR MUCHAS RAZONES QUIERO MORIR DE A POQUITOS PERO AL FINAL MORIR.

ANA dijo...

Gracias por los comentarios, de verdad, me gusta mucho leer vuestras opiniones, vuestras palabras de apoyo, sentir que hay alguien que comprende y siente las palabras que escribo del mismo modo que yo.

Christina, gracias. Gracias de corazón. Cada dia me voy dando más cuenta de esa sensibilidad especial de la que hablas. A veces resulta difícil asumirlo porque duele y no me siento capacitada para asumir ese dolor. Pero soy consciente de lo valioso que es tener esa sensibilidad porque es algo que hoy día se ha perdido. Conozco esa voz. La conozco demasiado bien. Ojalá algún día consigamos ahogar esas voces entre el sonido de nuestra risa.

Chik gris, sé que no escribo de un modo puntual. Los sentimientos no entienden de tiempo, días ni horas. Escribo lo que siento del mejor modo que sé. Y entender los sentimientos, aceptarlos, asumirlos, comprenderlos... resulta difícil. Unos días brotan de mi alma con facilidad pero hay días que me oprimen el pecho y se resisten a salir.
Me cuesta creer que seamos verdaderamente conscientes de lo que hacemos cuando entramos en este mundo, como tú dices. No estoy de acuerdo. Creo que es más bien al contrario, que no somos conscientes de lo que hacemos. Que desconocemos la verdadera realidad del mundo en el que entramos. Que nos empeñamos en inventar un modo aparte donde sumergirnos y no somos conscientes de la verdadera realidad en la que nos sumergimos. No estoy segura de si es el mundo el que debe perfeccionar para nosotras o si somos nosotras quienes debemos perfeccionar para el mundo, pero sí sé que es un error creer que debemos ser nosotras quienes perfeccionen, creo que deberíamos aprender a conformarnos con las cosas tal como son y no obsesionarnos con la idea de que todo debería ser mejor, de que podría ser mejor. Creo que deberíamos aprender a aceptar y valorar las cosas como son. Eso es lo verdaderamente importante. Tal vez el mundo podría mejorar, podría hacerlo en muchos aspectos, pero no podemos cambiar el mundo, tenemos que aceptarlo como es y tenemos que aceptar que no podemos cambiarlo. Y, del mismo modo, deberíamos aceptar que somos así y no podemos cambiarnos, que somos perfectas como somos por el simple hecho de vivir. Aunque a veces resulte muy difícil.

Anne, tus palabras me duelen porque me veo reflejada en ellas. Porque durante mucho tiempo he estado convencida de que podía conseguirlo. De que debía conseguirlo. De que tenía que llegar a ese estado de gracia que significa ser una "perfecta anoréxica". Después de muchos años me he dado cuenta de que ser una "perfecta anoréxica" no es nada. Porque aunque queremos darle un significado a ese estado de perfección no es algo real, no es más que un sentimiento o una fantasía de nuestra cabeza que se empeña en convencernos de que entonces todo será perfecto y maravilloso. Pero no es algo factible. No es algo real, tangible ni palpable. De modo que, por mucho que lo intentes, nunca lo conseguirás. Lo peor de todo es que, creo que eres consciente de que nunca lo conseguirás y aún así te empeñas en intentarlo. Lo sé porque también yo me empeñé aún a sabiendas de que no lo lograría. Porque estaba convencida de que podía conseguirlo. Pero nunca eres suficientemente buena para ser una "perfecta anoréxica".
Dices que deseas morir y te entiendo. Te entiendo porque también yo he deseado morir hasta un punto inimaginable. Pero he conseguido darme cuenta de que lo que realmente ansiaba no era la muerte sino llegar a un estado de “semi-muerte”, en el que puedas vivir sin necesidad de sentir, sin necesidad, como un alma en pena que boga por el mundo. Me he dado cuenta de que realmente no deseaba morir pero que ése era el único modo que encontré de vivir, muriendo. Sé que no puedo decirte lo que tienes que hacer ni lo que debes hacer. No soy quién para hacerlo y creo que tú misma sabes muy bien lo que debes hacer. Pero sí puedo decirte que he pasado por esto. Qué sé muy bien lo que sientes. Y que aunque no te vaya a hacer cambiar de opinión, que pienses en esto, aunque no estés de acuerdo, aunque te gustaría que no fuese así, aunque deseches mi opinión, sólo que pienses por un momento que tal vez lo que deseas en realidad no es morir.

Un abrazo enorme,

ANA

La Malicienta dijo...

Te leo desde hace tiempo pero nunca te escribi nada, estuve un tiempo esperando a que volvieras a postear pero nada, pero hoy me he llevado una grata sorpresa un monton de post cargados de dolorosa belleza...

gracias, entiendo cada palabra que escribes....


seria un placer para mi charlar contigo aunq sea por mail.

malicienta@gmail.com


un saludo

ANNE dijo...

HOLA ANA, MUCHISIMAS GRACIAS POR LO QUE ME ESCRIBISTE TODO LO QUE DECIAS FUE JUSTO LO QUE ESTABA PENSANDO A NOCHE.
ESCRIBI UN POST O MAS BIEN UN PERGAMINO SOBRE ESO SI QUIERES PASATE POR HAY.
PERO AGRADEZCO TUS PALABRAS NO PENSE RECIBIRLAS DE TI.
TE DESEO LO MEJOR!!!!!!

Mandrágora dijo...

Debo confesarte que he llorado leyendo esto... maldita apuesta!
te he dejado ya varios comentarios, pero con otro pseudónimo, pero ahora te lo dejo bajo el sobre nombre de mangrádora, abrí este nuevo blog de forma anónima en parte porq tus palabras me hicieron tomar la fuerza para publicar muchas cosas q ya tenía escritas pero no me atrevía a publicar...
Por otro lado supongo q por lo q contaste en tu ultimo post no has podido estar muy al tanto de tu blog, pero quería hacerte saber q me gusta mucho leerte, me ha dado muchas esperanzas, mucha fuerza... como? no lo sé, simplemente se me vienen a la mente muchas de tus palabras cuando siento q no puedo más...
Dentro de pococ voy a aprovechar la pesadilla de cualkier persona como una oportunidad, me van a enviar a una acsa a darme un tipo de hospitalizacion casera o como sea q eso se peude definir, la historia planeo contarla mejor en mi blog, espero q lo visites pronto! q ganes esta batalla y q le apuestes a la vida sin importar cuantas malas apuestas hayas realizado ya!!
Te mando un abrazo... mucha fuerza y todo el apoyo q puedo eviarte pro este medio!
q estes bn Ana! el camino no se acaba... y tengo la esperanza de verte volar pronto como el ave fenix!