Quiero correr la Maratón


14 SEPTIEMBRE 2007


Mal. Mal. Mal. La he cagado. La he cagado. Me he rendido. No pude. Sencillamente no pude.


13 de Septiembre: Me desperté antes de que sonara el despertador. Todo seguía en su sitio. Mis apuntes encima de la mesa, los bolígrafos ordenados por tonalidades de colores, la calculadora sobre el montón de papeles en blanco, las zapatillas junto a mi cama. Me levanto, me visto, me preparo el desayuno, enciendo la tele. Todo está en silencio. Estoy sola en casa. Me acabo el café. Mastico el último mordisco de la quinta tira de mi tostada de pan de molde integral.


Me quedo inmóvil. Las 9,30. tengo que estudiar. Me muerdo las uñas. Cambio de canal una y otra vez en un intento de encontrar algo en la programación lo sumamente importante como para aparcar los estudios. Quedan 6 horas y media para el examen. Sólo 6 horas y media. Tengo que estudiar. Aún tengo que mirar el último tema y memorizar esas enormes y larguísimas fórmulas incomprensibles.


Atletismo. Genial. Puedo dejar el estudio para luego. 10,00: Sólo quedan 6 horas para el examen y aún no me he sentado sobre la mesa. Vuelvo a cambiar de canal. Serie de abogados. No es muy buena pero… ¿quién será el asesino? ¿Conseguirán averiguarlo? ¿Qué razones tenía para matar a esa mujer? Me quedo en pos de descubrir el misterioso caso del macabro asesinato.


11,00: 5 horas para el examen. Me siento en mi mesa. Enciendo el ordenador, hago un par de llamadas, miro el correo. Escucho un par de canciones. Entro en mi blog, ningún comentario nuevo. Me muerdo las uñas. No me apetece estudiar.


12,00: 4 horas para el examen. Abro el tema 6. Paso una hoja tras otra. No entiendo nada. No puedo concentrarme. No puedo hacer el examen. Me rindo. No puedo hacerlo. No me apetece salir de casa. No me encuentro con fuerzas. No quiero ver a nadie.


Mis padres no están. Mis hermanos tampoco. Estoy sola. No tengo que dar explicaciones. ¿para qué ir si voy a suspender? Puedo aprovechar la tarde para dormir, ordenar, escribir, comprar… ¿para qué ir? No tengo que dar explicaciones a nadie.


Sigo mordiéndome las uñas. Un pensamiento recorre mi mente: “la he cagado. Soy un fracaso”. Me siento impotente. Estoy sola. No puedo hacer nada. He perdido el control. He perdido el control. Necesito hacer algo. Necesito recuperar el control. Necesito comer algo. Tengo que comer. Pienso en comida. ¿Acaso tengo hambre? No, pero desgraciadamente la comida es mi único instrumento de control. Desgraciadamente, me creo el simple hecho de que la comida me sirve de herramienta. Aunque sólo sea para aparcar esas emociones, esos sentimientos de fracaso, de impotencia, de descontrol… tan sólo unos minutos.


Comer y vomitar. Comer y vomitar. Comer y vomitar. “¿Estás segura?” me digo en un intento de disuadir esa falsa y lamentable necesidad. “Sí, comer y vomitar.”


12,50: Lleno el plato de comida. Me preparo unas tostadas. 3 trozos de tarta de manzana. Sorbete de limón. Coca-cola. Como sin parar delante del televisor sin apenas reparar en la absurda programación. Termino. Como más tarta y una barrita de chocolate. No hay mas qué llevarme a la boca. Voy al baño y vomito.


Me odio. Me odio. Soy un fracaso. En cuanto estoy sola y me siento incapaz, en cuanto siento que todo se me escapa de las manos tengo la necesidad de vomitar. Comer y vomitar. ¿Por qué no soy capaz de controlar eso? ¿Por qué? ¿Por qué?


Mi perro se acerca con esa mirada penetrante. Me huele la mano. Huele a vómito. “Lo siento” le digo. Me odio. Sé que he fracasado y me odio. Me odio por hacerle esto a mi perro, por no ser lo suficientemente fuerte y ceder a la tentación. “Lo siento, cielo” le digo. “Lo siento.”


Pienso que puedo morir por toda esta mierda y lo siento aún más porque no puedo hacerle esto a mi perro. No puedo abandonarle. No puedo hacerle esto. No se lo merece. Le quiero. Le quiero demasiado.


14,30: No me presento al examen. Soy un fracaso. Me duele el estómago y la garganta. Me duele la cabeza. Salgo de paseo con mi perro en un intento de compensarle. Pero me odio. No quiero vivir así, no quiero más esta mierda.


Por la tarde tenía cita con el médico porque… se supone que quiero recuperarme. ¿No me estaré engañando? ¿Qué iba a decirle? ¿“Sí, sí, estoy mucho mejor”? o tal vez un… “no soy capaz, he fracasado.”


Tal vez sólo me esté engañando.


15,30: Ya debería estar en el aula ocupando mi sitio, pero… he fracasado. Y sólo estoy sentada en el sofá mordiéndome las uñas mientras pienso que he fracasado.


Sé que quiero intentarlo. Sé que quiero conseguirlo. Sé que puedo conseguirlo. Pero hay una parte de mí que se niega a avanzar. Es muy difícil. Cuando algo no va como esperaba, cuando siento que no soy capaz de controlar todo lo que me rodea, me siento impotente, incapaz, débil, vulnerable, frágil, insuficiente… y me puede. Esa parte de mí me puede. Pero quiero conseguirlo. Quiero intentarlo.


El médico me pregunta si sigo con problemas con las comidas. Le digo que sí. Que me está costando más de lo que creía. Le digo que pensaba que al decidir que quería recuperarme entonces todo sería mucho más fácil. “Pensabas que sería de la noche a la mañana” añade él. Asiento. Él continúa: “es un proceso largo y muy difícil. Es muy lento. No consiste en una carrera de velocidad de 100m sino en una maratón. Es una carrera mucho más larga y tienes que ir a un paso mucho más lento.”


Sé que quiero correr esta maratón. Que estoy en la línea de salida y que aún me quedan muchos kilómetros. Pero quiero llegar al final. Quiero terminar la carrera por mucho que me cueste, no quiero retirarme. Quiero llegar a la meta y saber qué se siente desde el otro lado. Quiero cumplir mis sueños, quiero intentarlo.


No dejaré que los pequeños baches del camino me puedan, no dejaré que se desvanezcan todos mis sueños por esta estúpida enfermedad que me carcome el alma. No dejaré que acabe conmigo. Estoy en el camino, estoy en el camino. Y lo estoy intentando. Quiero conseguirlo. Sé que aún habrá más baches pero sé que quiero seguir corriendo y eso es lo más importante, porque por muchos baches que haya en el camino estoy convencida de que puedo llegar al final. De que puedo conseguirlo.


Mañana me voy de vacaciones. Me tomo un descanso para volver el 24 con las fuerzas renovadas y seguir corriendo. Gracias por seguir ahí. Gracias por vuestro apoyo. Gracias por entenderme. Quiero recuperarme y estoy intentando reconciliarme conmigo misma de modo que necesito ir poco a poco liberándome de las cadenas que me oprimen. Estoy intentando convencerme, hablar abiertamente y aceptarme tal como soy, de modo que, al fin me he decidido a desvelar parte de mi anonimato y romper ese pequeño silencio, así que, he puesto mi foto. Ésa soy yo.

ANA

16 comentarios:

mad_princess dijo...

waaaaaaaaaaaaaaaaaaa, que estresante!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, y asi nada mas, como un dia cualquiera se convierte en infierno, te mando toda la fuerza para que te recuperes y salgas adelante, eres re linda:)

tOo happy*toO dark dijo...

Te vas de vacaciones, espero regreses relaja y tranquilita, no te preocupes por el examen esas cosas pasan no se acaba del mundo.

Por lo de la enfermedad, es un largo camino, ya lo sabes, pero si estas convencida (y asi parece) entonces llegaras a la meta, y lo importante no es el tiempo con que lo logres si no el esfuerzo que pongas en ello, los obstaculos a vencer, tu fuerza y voluntad, Vamos que esta en vos!!! Vos sos tu mayor aliada, seguro lo logras y cuando desmayes te levantas y listo.

Un beso y arriba que seguro lo logras!!

lucia dijo...

me ncanta leerte
te entiendo mucho
ojala nos contactaramos
(K)

Anónimo dijo...

No se como llegue aca, no se si leas esto y si lo haces, espero lo manifiestes de alguna forma.
Lei tu perfil, me senti muy identificada, senti como si fueran mis palabras.
Nunca mehe sentido encajada, nunca fue facil vivir, es como si esas palabras salieran de mi boca.
Segui leyedo...tus libros favoritos " la princesa que creia en los cuentos de hadas", para mi sorpresa, tambien me gusta mucho ese libro, marco un periodo importante en mi.
Quizas te comprendo un poco, imagino que amas tu vida, pero al mismo tiempo no sabes de que modo vivirla.
Tantas preguntas, quizas se trata de eso. Que por dentro seguimos siendo unas niñas, ilusionadas, soñadoras de tiempos mejores.
No se porque pero quiero hablar contigo.
No soy de España.
Si me dices alguna forma para contactarte por msn o algo similar.
Muchos saludos.
Fuerza, mucha fe y fuerza.
Las cosas duraderas toman tiempo.

Oruga dijo...

No te preocupes vas a lograrlo, ya tienes la determinacion de hacerlo, poco a poco lo dejaras, solo necesitas paciencia, se nota que eres una chica muy fuerte y sin duda saldras de eso.

De nuevo te invito a mi blog www.orugotopia.blogspot.com, lee no soy una princesa 1 y 2, son los post mas importantes que he escrito, ahi explico por que me identifico con las chicas Ana y Mia sin ser una.

Cuidate mucho y no eres un fracaso, solo tienes tienes que darte tiempo.

Besos.

Eliz@beth_princess dijo...

se l que se siente, a mi me ha pasado exactamente lo mismo, y es pero cuando todos te dien que no necesitas estudira tu pra sacar 100, simpre te va bien, es horrible sentir ese temor alo fracaso y para no darle la care, le das la vuelta, ahora lo que sigue es estudira tranquilamente para probar ese examen

tu puedes

8473*-* nadie importante... EN SERIO!!! dijo...

que mal oye... pero eso pasa y seguramente seguira pasando... tines qu erecoger fuerzas para encontrar otra salida y controlar otra cosa... ami em pasa algo similar...

en fin mucho animo y pues me encanta tu blog y me encanta como escribes... seguro cunaod termines tu libro me encantaria leerlo

te cuidas bye

Anónimo dijo...

Ana:

Disfrutá de las vacaciones! Olvidate de todo lo que te hace sentir mal.. no te castigues por ese exámen!!
Se que no es facil, pero intentá disfrutar éstos días sin verle sólo lo negativo... a la vuelta de la esquina siempre nos espera un motivo para reir!! PROPONETE ENCONTARLO CADA DÍA!!!

Tu lectora argentina.-

Anónimo dijo...

Uff cuántos días de esos he tenido!Sé cuánto duele odiarse, sentirse fracasada...también estoy en la universidad y he perdido dos años por esa impotencia que describes, la ansiedad, los nervios de los exámenes, que no te dejan ni estudiar, o haber estudiado y no presentarte, y sentirte un fraude y una mentirosa porque no se lo vas a contar a la gente. Y sé cómo duele vomitar, se me rompe el alma cada vez que lo hago, me has hecho llorar porque sé lo que sufres, es horrible y no quiero que pases por eso.Te llevo leyendo bastante tiempo y te siento muy cerca, me entristece mucho lo que te ocurre.

Sólo quiero decirte que no confundas un fracaso con el fracaso final, puedes hacerlo, puedes recuperarte!Piénsalo todos los días, aunque te salgan mal las cosas.

Nadie te puede derrotar si no te das por vencida. Tú eres más grande que todos los obstáculos que pueden surgir en tu camino, vale?


Un beso y muchos ánimos, que lo estás haciendo muy bien :)

Lorena

Artu dijo...

Ana, acabo de leer tu entrada, tarde y me siento mal por ello porque te pregunté por tu examen sin saber de esto. No te preocupes por no haberlo hecho, siempre habrá mas oportunidades y lo sabes; piensa que el verano siempre nos marcamos esas metas pero casi nunca (y casi nadie) las cumple. Asi que ahora cuando empieze el curso podras hacer borron y cuenta nueva, que se que te apetece mucho. Si te sirve de consuelo.. despues de haber tenido la ultima conversacion tome la gran decision de hacerte caso en lo que me dijiste.. ya llevo 10 dias. Gracias por escucharme y espero te puedas relajar un poco, porque te lo mereces. Tienes todo mi apoyo.

Artu

Anónimo dijo...

Disfruta de esas vacaciones, un besazo enorme, espero que poco a poco puedas hacer ese maraton y cruzar la meta recuperada por completo. Mucho mucho animo!!

Un beso enorme.

Christina dijo...

Hola ana,
perdoname por estar ausente pero me pasaron muchas cosas en este ultimo mes y es ahora cuando me tome un respiro y pude mirar tu blog.
Ana, sé cómo te sientes pero no te rindas, todas la cagamos más de una vez pero en la flagelación no hay cambio. Debemos pensar en q hacemos, xq lo hacemos, no centrarnos en los sintomas y centrarnos q somos un fracaso, ahí nos resignamos y no hay movimiento "como soy una mierda sin remedio... O deberia haber..." NADA DE NADA. Es normal q te extrese un examen hasta ese punto, q no quieras equivocarte, q no quieras arriesgarte a no sacar un 10 en todo, a ver, nadie puede lanzar la primera piedra.
Vuelve de vacaciones siendo Ana, conociendote a ti misma, queriendote un poquito más, eso es lo q espero de ti, eso es lo q me hace feliz. Tu forma sublime de escribir q deja entrever la claridad de tu alma. Comer y vomitar... Nunca podré mirarte mal x eso ni x muchas otras cosas, y si caes aquí estoy xa tenderte la mano.
Ana si no es ahora ok, pero será, es largo muy largo, duro, te meten el dedo en la yaga para q cambies eso q has intentado esconder con el trastorno, pero en todo cambio doloroso hay una belleza, ve esa belleza.
Te quiero Ana, un gran abrazo de una fan

peligrosisima dijo...

me alegro muchisimo de que hatas dado el paso, el concienciarte de que quieres salir de ella, me alegro por ti muchisimo un saludo

Maria: dijo...

Dias como ese me persiguen.. dias en q me siento un fracaso..
Admiro tus fuerzas para correr esa maraton, me encantaria querer lo mismo, pero es lamentable lo mio, yo no me quiero curar...

Te admiro ana, y te deseo lo mejor, de corazon.

not now or ever dijo...

eres muy muy linda :)
solo falta que te convenzas de ello.......
yn para eso estamos nosotras, que pasamos por exactamente aquello que tu pasas a diario


Fuerza!... imagínate yo, voy en la tercera carrera universitaria y no he terminado nisiquiera una, eso si que es fracaso!

Anónimo dijo...

Tranki, uno se cae para aprender a levantarse. Es duro y poko a poko lo conseguiras. Vas a aprender d tus errores, y esa sensacion d "la e cagado" es un paso.
Lo vas a lograr.
Tranquila por el examen, para la proxima seguro que lo prepararas mejor.
Un besazo y animo valiente.

Musu handi bat